«Arenas Movedizas», un drama nórdico atrapante

Hace poco se estrenó en Netflix una serie sueca de seis episodios de 45 minutos, la cual cuenta la historia de Maja, una joven que es arrestada por asesinato, intento  e incitación al asesinato, luego de ser la única sobreviviente de un tiroteo estudiantil, donde también estuvo involucrado su novio.

Es así como “Arenas Movedizas” se va a dividir en dos líneas temporales. A partir de interrogatorios de la policía y conversaciones con el abogado defensor en el presente vamos conociendo el pasado de la historia de Maja y su compleja relación con Sebastian. Cómo comenzó y cómo se fue intensificando con el correr del tiempo, dejando secuelas en cada uno de los personajes.

A diferencia de otras historias de este estilo, donde una adolescente cambia por amor, sobre todo por un amor tóxico, no nos encontramos con un personaje inocente, puro, que no conocía nada previamente. Ella ya había incursionado en el mundo del sexo, las drogas, las fiestas, no era alguien naife e influenciable, pero sí su personalidad se potenció con la llegada de Sebastian, un joven problemático, pero no por mera rebeldía o por querer ser el chico malo, sino por su contexto familiar, con una madre abandónica y un padre trabajador que no está nunca en su casa, pero que cuando lo hace no tiene un buen vínculo con su hijo. Tiene un concepto muy marcado de él, que le provoca decepción, rechazo. Y el chico se comporta de una manera particular, reaccionando a estos sentimientos, sucumbiendo cada vez más en la oscuridad. Poco a poco nos vamos interiorizando en la relación de pareja, de una forma pausada, detallada, pero no aburrida o poco dinámica, sino que la serie mantiene durante todo el tiempo una atmósfera opresiva y un clima de suspenso y misterio, que sabemos que en cualquier momento va a llegar a ese climax explosivo que vimos al comienzo de la historia.

Pero además de que la serie capta al espectador por el lado del entretenimiento, la misma logra realizar un buen tratamiento sobre temáticas fuertes y complejas, como los vínculos tóxicos, las responsabilidades de los padres, el trato entre padres e hijos, la violencia en todas sus formas (psicológicas, físicas) y magnitudes, entre otras, generando también una reflexión posterior.

Las actuaciones son correctas, haciendo hincapié en la frescura y credibilidad que demuestran los jóvenes al ponerse en la piel de estos dos personajes complejos, con una aparente luminosidad en su relación pero con una oscuridad dentro que espera por salir. Los roles secundarios también están bien llevados a cabo, cada uno presenta un pequeño arco, pero principalmente son funcionales a los protagonistas. Poco a poco también nos enteramos qué pasó con ellos, cuál fue su influencia en el vínculo de Maja y Sebastian y qué pasó con ellos durante los momentos finales de la pareja.

En síntesis, “Arenas Movedizas” es un buen drama, no solo para el público adolescente sino en general, ya que nos presenta una historia fuerte que trata temáticas complejas y profundas con un toque nórdico propio. Con buenas actuaciones y construcción de personajes poco a poco se va ahondando en este vínculo tóxico que mantiene un clima de tensión constante y opresivo a punto de estallar.

Tráiler:

 

Samantha Schuster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *