20° BAFICI: A Tiger in Winter de Lee Kwang-kuk (2017)

A pesar de tener algunos films ya como director, Kwang-kuk es más que nada reconocido como usual asistente de dirección de una enorme figura del cine asiático como lo es Hong Sang-soo. Pero a pesar de verse influenciado por Sang-soo, se trata de un cineasta con voz propia y cuyas producciones siempre tienen un perfil bastante formado.

Personas perdidas en la vida que se encuentran para repararse o romperse definitivamente, son dramas románticos que rechazan la idealización del romance, bañandolos con una luz realista y mostrando que se trata de una de las tantas necesidades humanas. Llegando incluso a ofrecer paralelismos, por dar un ejemplo, entre el calor humano y el alcoholismo.

En «A Tiger in Winter» un joven escritor termina en la calle, abandonado por su novia y con la necesidad de buscar día a día un techo que parece nunca aparecer de forma confiable. Personajes con historia se reencuentran mientras facetas desconocidas se revelan, todo con una narrativa sin ningun apuro y con un silencio que rodea a cada papel aún en medio de sus conversaciones. Todos unidos por un protagonista que se mantiene de igual manera distante pero vulnerable ante el espectador, seguramente llegando tanto a irritar como conmover.

Sin los vicios del cine más comercial y occidental, la historia se desarrolla sin distracciones típicas de un mercado más familiar para nosotros. Personajes desaparecen de la película sin necesidad de cierres satisfactorios ni desarrollos innecesarios, por ejemplo. Aunque se trata de un enorme punto a favor del relato, también genera una narrativa partida en la que usualmente terminamos con momentos divididos que solo se sostiene por la gran colaboración entre la dirección y el montaje. Quizás el mayor de los puntos en contra de este estilo es que, si el espectador no encuentra la conexión de una escena con las temáticas del film, termina sintiendo que hubo secuencias que no aportaron nada a su experiencia.

A pesar de ello, la película cuenta con una realización que logra adentrarnos en su mundo tan realista como matizado. Un universo que nos presenta particularmente a nosotros en occidente una sociedad con tantas pequeñas diferencias que cambian totalmente la forma en la que las personas interactuan. Con actuaciónes sentidas y una realización casi minimalista, es una propuesta interesante que aunque parezca tener poco para ofrecer terminará por satisfacer a todo aquel dispuesto a adentrarse más allá de la superficie.

Puntaje:

Tráiler:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *