32° MDQ Film Fest: «Tokyo Vampire Hotel» de Sion Sono (2017)

«Tokyo Vampire Hotel» representa la nueva entelequia del director japonés Sion Sono («Why Don’t We Play in Hell?»). En esta oportunidad, adapta al formato de largometraje una miniserie (también de su autoría) filmada entre Rumania y su país natal, para la plataforma de Amazon Japón.

En el film que aquí nos reúne da rienda suelta a su creatividad e imaginación para insuflar un poco de aire fresco al ya agotado subgénero de vampiros. Luego de las ya consumidas sagas de «Crepúsculo» (finalizada y con un bajo nivel en general) y «Underworld» (en decadencia), llega desde tierras niponas este lindo delirio de dos horas y media donde vamos a ser testigos de una lucha entre clanes vampíricos y seres humanos. La película presenta la historia de Manami, quien se dispone a celebrar su cumpleaños con unos amigos, pero termina salvándose de una matanza. Sus problemas no concluirán aquí: dos vampiros, K, del clan Drácula, y Yamada, del clan Corvin, la están persiguiendo. Yamada terminará encerrando a Manami en un hotel, donde los humanos están condenados a dar sangre eternamente.

Es así donde se irán revelando alianzas, traiciones y secretos que rodean a estas agrupaciones milenarias de seres chupasangre. La propuesta incluirá rituales satánicos, grandes peleas de espadas con coreografías muy logradas, asesinatos masivos con ametralladora, la posible destrucción total del mundo por bombas nucleares plantadas por vampiros conspirativos, un concurso a contrarreloj donde hombres y mujeres deben encontrar pareja o serán asesinados, entre tantas otras cosas.

Lo más interesante representa el aspecto visual y estético del film, que contiene ciertos recursos expresionistas como el antinatural uso de los colores, lo barroco y artificial de los elementos escenográficos, destinados a provocar el asombro e incomodidad del espectador y potenciar la atmósfera de la cinta. El hotel guarda ciertos puntos en común con la residencia estudiantil en «Suspiria» de Dario Argento, la cual también le debe mucho al expresionismo alemán.

En los aspectos narrativos podemos decir que hay algunas falencias como la tendencia a la sobre explicación pero tampoco llega a resultar insoportable, ya que el relato cuenta con una mitología compleja. En términos de duración, se puede llegar a sentir larga, y da la sensación de que le sobran algunos minutos, sin embargo, no llega al punto de resultar pesada.

«Tokyo Vampire Hotel» es un cóctel irresistible de Sion Sono para relajarse y disfrutar. Sin llegar a ser una obra maestra, nos introduce en varios de los aspectos que convierten al realizador japonés en un autor atractivo  para descubrir.

«Tokyo Vampire Hotel» forma parte de la sección Hora Cero del 32° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

Puntaje:

Tráiler:

 

Martín Goniondzki

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *