Clint Eastwood, una leyenda en la industria del cine

Actor, músico, productor, guionista, director, empresario y político son los calificativos que se le pueden atribuir a uno de los hombres más importantes de la industria cinematografía de todos los tiempos: Clint Eastwood. Posee una mística que puede explicarse con solo ver el resultado de lo que ha forjado a lo largo de todos estos años que lo validan como una sobresaliente figura de la pantalla grande.

Desarrolló una impecable carrera en Hollywood con una sobria pero penetrante capacidad interpretativa y un gran talento como autor cinematográfico.

Eastwood comenzó a tener durante su adolescencia una atracción especial por el jazz y el blues, abriendo una línea muy delgada con el arte. Este imán con la música llevó a que aprenda a tocar el piano, presentándose por varios clubes nocturnos, estando cada vez más inmerso y despertando cada vez más su interés en los diferentes oficios relacionados al arte. De manera curiosa llega a la actuación, cumpliendo el servicio militar en el ejército coincidió con Martin Milner y David Janssen (posteriormente famoso por protagonizar la serie televisiva “El Fugitivo”), quienes le animaron a cursar estudios de interpretación en la Universidad de Los Ángeles.

Esta oportunidad marcaría el rumbo de una de las estrellas más grandes del cine. En 1956 consiguió un contrato con los estudios Universal. Entre sus primeras películas (muchas de ellas sin acreditar su intervención) figuran títulos como “Francis En La Marina” (1955) de Arthur Lubin, “Lady Godiva” (1955), también de Lubin, “Tarántula” (1955) de Jack Arnold o “The First Traveling Saleslady” (1956), otra comedia de Arthur Lubin, director con quien más trabajó Eastwood en estas primeras y breves apariciones en la pantalla grande. Pero alcanza la fama absoluta durante la década de los 60’, con «A fistful of dollars» (1964) cuando Richard Harrison y James Coburn rechazaron el papel protagonista. De este modo comenzó su leyenda como actor de western, oportunidad que luego le valió «Dirty Harry», una serie de películas donde protagonizó a Harry «El Sucio» Callahan, un violento y rudo inspector del departamento de homicidios de la policía de San Francisco (California). Además no podemos dejar de hacer mención a “Cometieron dos errores”, “El desafío de las Águilas” y “Los violentos de Kelly”.

En 1968 creó su propia productora, The Malpaso Company, pero en 1971 es cuando surge la faceta como director con la película “Escalofrió De Noche”, la cual dirigió gratis, un camino que lo ha colocado en la cumbre de uno de los mejores directores de la industria.

Pero ¿qué lo hace destacarse de otros cineastas? No existe actor que no quiera trabajar con esta leyenda del cine,  supo cuidar la construcción de su biografía como estrella, ganándose el respeto y reconocimiento de sus pares, es sumamente generoso para con el actor, donde le permite al intérprete que ensaye las veces que crea necesario hacerlo. Busca la fluidez para que el resultado del producto sea beneficioso.

“Usted cuando viene al set, debe ser el personaje y él le da la titularidad de ese rol. El ritmo de filmación es increíblemente rápido. Tiene su propio hombre para manejar la cámara, y además tiene a un grupo selecto de gente que está allí con la intención y el propósito para que usted se sumerja lo mejor que pueda en el papel que está personificando. Él está al costado con su monitor y lo mira a usted fijamente con sus ojos acerados, que parecen que a uno lo atraviesan. Más que otros directores con los que he trabajado, él confía en su propio instinto. No hay mucha gente a su alrededor, y nadie le da una segunda opinión. El cree en lo que usted hace y le da a usted la información en forma concisa y directa sobre la forma diferente que quiere que se haga la toma. Es un director único», declaraciones de Leonardo DiCaprio sobre la filmación de J.Edgar Hoover.

Apasionado de la narración clásica norteamericana, su eterna relación con el séptimo arte lo ha vuelto atemporal, nombrar Clint Eastwood es sinónimo de inolvidables joyas dentro de la gran pantalla. Camaleónico como pocos, innovador de los que escasea, quien mediante ideas creativas bien seleccionadas ha logrado dejar una huella invaluable, casi 70 películas como actor, 40 trabajos como productor y 35 películas como director, entre las cuales 22 se ha dirigido a sí mismo. De hecho, gracias a su conocimiento de músico compuso e interpretó las bandas sonoras de «La vida sin Grace», «Million Dollar Baby», «Mystic River», «El aventurero de medianoche», «Bronco Billy», «Gran Torino», y otras más. También produjo varios documentales dedicados al Jazz y el Blues destacando «Piano Blues», de la colección «The Blues» apadrinada por el gran Martin Scorsese.

A partir de entonces, las fronteras se abrieron de par en par, pasó de ser un actor especializado en tipos duros a convertirse en un director con una delicadeza y sensibilidad de distinción para sus producciones, demostrando una buena sintonía con los actores, por lo cual no hay quien le dé un no ante sus propuestas.

Esta piedras angular del cine contemporáneo es un aficionado al drama como género, hoy día es uno de los mayores realizadores de gran talento que existen, brindando un alto nivel de calidad en todas sus cintas como:

«El jinete pálido» (1983) tercer film que dirigió, en la cual hace doblete delante y detrás de cámara, una remake de una obra maestra, ‘Raíces profundas’, con el toque personal del cineasta.

«Sin perdón»(1992) un canto al western clásico y épico, una de las mejores y mayores obras maestras de Clint Eastwood.

«Un mundo perfecto» (1993) es la historia de dos presos que huyen de la cárcel y en su fuga toman como rehén a un niño. Si bien no logró el éxito de crítica tan destacado, ni funcionó tan bien en taquilla, posee una dirección magnífica misma que también actúa junto a Kevin Costner.

«Mystic River» (2003) La trama se centra en tres amigos. Cuando eran niños, uno de ellos sufrió una experiencia traumática que le marcó. Ahora, 25 años después, es sospechoso de matar a la hija de uno de sus amigos. Una magnífica cinta de la perspectiva que se la mire, al igual que su elenco.

«Sully» (2016) un veterano piloto comercial que en 2009 se convirtió en un héroe en Estados Unidos al salvar la vida de los 155 pasajeros de su avión con un amerizaje forzoso en el río Hudson, en Nueva York, elogios por doquier.

Eastwood tiene un antes y un después, su carrera tras las cámaras lo ha coronado como un exquisito cineasta, hoy en día es uno de los mayores realizadores que existen, ha reflejado una maduración y un proceso reflexivo impresionantes, una sutil e impecable combinación de lirismo y realismo, de paisajes límpidos y luminosos, siempre consciente de que la acción espectacular es el método más simple para tener frutos. Siempre ha demostrado ser un excelente director de actores. Una vez más puede apreciarse en su cine.

A sus 87 años con una vigencia ininterrumpida nos trae una nueva película dirigida por él. La excelencia del séptimo arte llega con «15:17 Tren a París». Film basado en hechos reales, en la que tres jóvenes estadounidenses el pasado agosto de 2015, pararon a un terrorista que quería subirse al tren de alta velocidad que conecta Ámsterdam a París para hacerlo explotar. Sin embargo, gracias a la rápida acción de estos jóvenes se impidió lo que podría haber sido una gran masacre.

Alek, Anthony y Spencer son las personas que evitaron una masacre y son quienes participan en la cinta protagonizándola, ya que Eastwood tenía una idea muy clara de cómo quería que fuese la película. Tras un extenso casting y no dar con los perfiles que buscaba, optó por convocar a los verdaderos héroes de ese suceso, manifestando  en una rueda de prensa: «Utilicé una técnica ligeramente diferente a la que suelo utilizar. Con los actores profesionales hablamos un poco sobre los personajes, pero ellos eran los personajes así que no quise arruinar las cosas hablando. No ha representado ningún problema que no sean profesionales, es más añade algo a este tipo de proyecto».

Alek contó lo que le pareció la propuesta de Eastwood, «nos quedamos sorprendidísimos. Le dijimos que sí inmediatamente, porque nos dimos cuenta de la oportunidad que representaba», develó. También confesó que cuando Eastwood salió de la habitación, los tres pensaron en dar un paso para atrás, porque creían que se iban a cargar la película.

Así que si hablamos de hechos reales llevados a la pantalla grande cargados de realismo, Clint Eastwood sabe cómo hacerlo.

Tráiler:

 

Noelia Giacometto

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *