«El Desorden que dejas», un thriller español intrigante

En diciembre del año pasado desembarcó en la plataforma de Netflix la serie española «El Desorden que dejas», la adaptación de la novela homónima de Carlos Montero escrita en 2016, quien acá oficia de creador, guionista y director de los dos primeros episodios.

«El Desorden que dejas» sigue a Raquel, una profesora de literatura que acepta una suplencia en el Instituto Novariz en el pueblo donde nació su marido. Sin embargo, no conoce la historia detrás de Viruca, la profesora a la que sustituye ni cómo marcó la vida de cada uno de sus alumnos. Pronto quedará enredada en este drama para tratar de descubrir la verdad, al mismo tiempo que tendrá que sobrevivir al acoso y la persecución por parte de los lugareños.

La miniserie de 8 capítulos de alrededor de 45 minutos logra mantener atrapado al espectador durante todo momento, manejando dos líneas temporales distintas que se relacionan entre sí y que se enlazan de una manera muy sutil y natural. Existe un misterio muy marcado que se volverá cada vez más intrigante a medida que la protagonista vaya descubriendo parte del pasado. No faltarán las pistas falsas, los distintos sospechosos que nos llevarán hasta caminos sin salidas, para llegar a una resolución a la altura de lo planteado que nos dejará más que satisfechos.

Si bien no todos los personajes son para empatizar y muchos de ellos no tienen un trasfondo profundizado, solamente vemos un destello de su personalidad y su historia, las protagonistas logran mantener la atención por su trama y su interpretación. Las mismas están encarnadas por Inma Cuesta (Raquel) y Bárbara Lennie (Viruca), quienes componen de buena manera a dos personajes contrapuestos pero complementarios, con algunos puntos en común. Viruca es una mujer atrevida, sin tapujos, algo depresiva; mientras que Raquel lleva a cuestas el duelo de su madre, un matrimonio en crisis y una inseguridad con sus tareas. Ambas son mujeres de armas tomar, que no se dejan intimidar y que llegarán hasta las últimas consecuencias para revelar la verdad y cumplir con sus objetivos.

La puesta en escena de «pueblo chico, infierno grande» ayuda a que la historia se desarrolle de buena manera. Constantemente sentimos esa persecución que siente Raquel, ese peligro latente a punto de estallar, mientras camina por las calles desoladas mirando por encima de sus hombros. La presencia de la lluvia en varias oportunidades también contribuye al clima deseado.

En síntesis, «El Desorden que dejas» logra atrapar al espectador por el misterio que propone, que nos va llevando por distintos caminos hasta finalmente revelar la verdad, el clima que construye y las interpretaciones de su elenco, principalmente sus dos protagonistas.

Tráiler:

 

Samantha Schuster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *