Crítica de «El Color Púrpura» de Blitz Bazawule (2023)

Basada en la novela homónima escrita por Alice Walker, en 1985 llegó al cine «El Color Púrpura» dirigida por Steven Spielberg, una película emotiva y dramática que cuenta la vida de una mujer afroamericana que vive en el sur de los Estados Unidos a principios del siglo XX y todas las vicisitudes que tuvo que atravesar en su juventud y adultez. Pese a estar nominada a 11 Oscars, finalmente no recibió ningún premio pero fue una ventana para dar a conocer a nuevos y no tan nuevos talentos, como Whoopi Goldberg, Oprah Winfrey y Danny Glover.

Tiempo después esta historia se llevó a Broadway como un musical y ahora llega una nueva versión cinematográfica que adapta tanto la novela como la obra teatral. Lo curioso, es que tanto Spielberg como Oprah se encuentran como productores de este relato.

«El Color Púrpura» se centra en Celie, una joven afroamericana de 14 años cuyo padre la entrega para casarse con un viudo que tiene tres hijos y necesita una nueva esposa para hacerse cargo de su crianza y del hogar. Allí es separada de su hermana Nettie, a quien considera la única persona en el mundo que la quiere. A lo largo de varios años vamos a ver distintas situaciones complejas por las que tiene que atravesar para forjar su carácter y lograr tener una vida medianamente digna.

Desde un principio podemos decir que esta adaptación puede no ser del todo necesaria, ya que más allá del agregado musical, no tenemos demasiadas diferencias entre la obra actual y la que realizó Spielberg en 1985. Existen algunos pequeños detalles que deciden cambiar, pero la esencia de ambos films es la misma: tenemos una trama de superación con un gran valor histórico, social y cultural, que a través de situaciones sumamente dolorosas realiza una crítica punzante, atinada y emotiva sobre los temas principales de la época, poniendo foco en el machismo, la violencia doméstica, el racismo y la esclavitud, la religión, el rol de la mujer y el empoderamiento femenino.

De todas maneras, si dejamos detrás las comparaciones y nos concentramos únicamente en esta versión, la película por sí misma es efectiva y nos deja una sensación positiva luego de haberla visto.

La elección del elenco es muy buena, con intérpretes que logran entregarnos buenas performances de canto, baile y actuación. Se destaca Fantasía Barrino como el personaje de Celie de adulta, una cantante de R&B y neo soul, que además ya había hecho este rol en Broadway en 2007. Nos transmite el sufrimiento extremo que atraviesa su personaje como también la pequeña esperanza que conserva de poder salir adelante a pesar de todo. Sus máximas inspiraciones son Shug Avery, una cantante de blues, interpretada por Taraji P. Henson, y Sofía, la mujer de su hijastro Harpo, compuesta por Danielle Brooks («Orange is the New Black»), dos mujeres que logran valerse por sí mismas en este mundo opresivo y liderado por hombres, que van a mostrarle que otro camino es posible. Halle Bailey («La Sirenita») hace de su hermana de pequeña, demostrando su gran caudal vocal como lo hizo también en el film de Disney, y Colman Domingo como Mister, el hombre que hará de su vida un infierno. Sus actuaciones logran traspasar la pantalla y generarnos distintas sensaciones: ira por el maltrato hacia la protagonista, empatía con ella y emoción por el vínculo que van construyendo las distintas mujeres.

La puesta en escena está bien realizada, con una buena recreación de época, maquillaje y vestuario. Aunque tal vez las canciones no sean demasiado memorables, y que cuentan prácticamente lo mismo que Spielberg hacía con diálogos o narraciones en su film (que nos hagan dudar un poco sobre qué tan necesaria era esta versión musical), sí tienen un logrado despliegue coreográfico y performance vocal que nos permiten disfrutar de la obra.

Para quienes se encuentren por primera vez con «El Color Púrpura» seguramente quedarán más que satisfechos gracias a un maravilloso elenco que logra transmitir, a través de sus interpretaciones, canto y baile, una historia de superación emotiva que mezcla el dolor con el optimismo. Tal vez sus canciones no sean tan memorables, pero sin dudas la forma en la que se cuenta esta trama sí lo será. Para quienes tengan presente la versión de Spielberg de 1985 probablemente puedan considerarla como una apuesta segura e innecesaria, ya que no le aporta nada demasiado nuevo al material original, más allá de algunos pequeños cambios, y el hecho de hacerla musical no le da un valor agregado. Cualquiera sea el caso, «El Color Púrpura» de Blitz Bazawule se sostiene por sí misma y nos otorga un resultado que sin dudas funciona.

Puntaje:

 

 

Tráiler:

 

Samantha Schuster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *