Crítica de «Host» de Rob Savage (2020)

Películas como «Host» hemos visto varias en los últimos años. Por un lado, «Unfriended» (2014) y su secuela «Unfriended: Dark Web» (2018) son bastante similares en cuanto al entorno y, por otro lado, «Searching» (2018) también tenía algunos puntos en contacto con las otras dos y la que hoy nos convoca. No obstante, lo que tiene de novedoso y/o diferente el relato de Rob Savage, que no llega a la hora de duración, es que fue íntegramente realizado este año en el marco de la pandemia y el aislamiento social generalizado. Algunos podrán tildar al ensayo como oportunista, otros podrán decir que es una falta de respeto que se produzca un film bajo estas condiciones siendo que muchos realizadores no pudieron continuar con sus tareas y tuvieron que atenerse a la cuarentena. Lo cierto es que «Host» es un hecho en este 2020 que no tuvo demasiados films producidos en este contexto y que más allá de todos los reparos que podamos hacerle, resulta ser una obra entretenida, eficaz, sumamente atrapante y dinámica.

La obra de apenas 56 minutos de duración se encarga de explotar eficientemente los recursos disponibles, el acotado equipo de rodaje con el contó, al igual que de elenco e incluso supo darle una vuelta atractiva y original al tan habitual contexto de videollamadas por zoom que se volvieron moneda corriente durante la cuarentena.

El relato básicamente cuenta la historia de 6 amigos (cinco mujeres y un hombre), que deciden frente al aburrimiento de la «nueva normalidad» realizar una sesión espiritista por videollamada. Para ello, Haley (Haley Bishop) decide llamar a una conocida, Seylan (Seylan Baxter), que es experta en contactar espíritus y hablar con personas fallecidas. Todo parece normal entre un grupo de personas que quieren pasar el tiempo, pero la situación da un giro de 180 grados cuando comiencen a vivir una serie de experiencias aterradoras y muy lejanas a lo que esperaban en un principio. Un espíritu maligno es invitado a invadir sus casas y comienzan a buscar la forma de espantarlo y sobrevivir la noche.

La trama es bastante sencilla pero funcional, si bien el principal recurso al que recurre el relato para sorprender al espectador es el jumpscare, la realidad es que sorprende que estén bien utilizados y no terminen cayendo en los lugares comunes en los que suelen incurrir esta especie de relatos del estilo Found Footage (como las «Unfriended» y las «Paranormal Activity», por nombrar algunas). Además, la película nos otorga actuaciones bastante convincentes y algunos efectos visuales bastante acertados.

Lo más logrado de esta propuesta radica principalmente en el aprovechamiento del entorno de las videollamadas, el completo entendimiento de sus elementos más reconocibles en función de la narración y un producto que pese a su austeridad cumple con lo que se plantea en un primer momento.

«Host» es una película entretenida y bien ejecutada, que sorprende por su eficacia y por lo bien que están administrados sus recursos. Un relato que sirve como reflejo de los tiempos difíciles que estamos viviendo.

Puntaje:

 

 

Tráiler:

 

Martín Goniondzki

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *