Crítica de «Jackie» de Pablo Larraín (2017)

«Jackie» es una película discreta. Esa es la manera más sólida de definirla. Cuenta con unos diálogos precisos, con un trasfondo histórico y político muy fuerte, y técnicamente es muy buena: Su vestuario, la recreación de época, las excelentes actuaciones y el peso del drama en el espectador es lo que más caracterizan a esta película a la hora de describirla por sus atributos. Todos y cada uno de los mismos son muy destacables en lo suyo y si no estás muy aburrido para prestarles atención vas a notar lo mismo que yo.

Aplausos de pie para Natalie Portman que se convirtió literalmente en Jackie para retratar a esta personalidad que hoy en día es algo mucho más grande que una ex-primera dama y lo hace saber en la manera en la que se la retrata. A destacar muy bien también la dirección de Pablo Larraín, quien hace muy poco sorprendió al público local con «Neruda». Larraín es un hombre de narraciones destacadas y de profundidad de personajes y eso se nota, y al ser casi un especialista en eso sale muy bien parado.

Es una película que se disfruta si sos de ver films con climas propios, pausados y que tengan su propia impronta. De ser así, creo que la vas a disfrutar a pleno, pero si sos del lado opuesto de la ocasión, creo firmemente que «Jackie» no es tu opción más potable en el cine, ya que también (como todo) tiene su sabor amargo y es que por momentos miras el reloj más de una vez esperando tener algo más para disfrutar.

En resumen, «Jackie» es una buena película. Cumple con su objetivo de entretenerte con una historia que quizás no todos conozcamos y que muchos se van a sorprender de encontrar: El lado b de la tragedia Kennedy.

Puntaje: 3/5

Tráiler:

 

Axel Pérez Coldeira

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *