Crítica de «No Sudden Move» de Steven Soderbergh (2021)

Hace unas semanas se estrenó en HBO MAX el más reciente trabajo de Steven Soderbergh, el cual parece haber recobrado definitivamente su rumbo tras la fallida «The Laundromat» (2019) y la correcta «Let Them All Talk» (2020).

Se podrá decir muchas cosas de la filmografía de Soderbergh, como que presentan muchos altibajos, asume varios riesgos e incluso goza de un estilo bastante ecléctico, pero no lo que no se le puede recriminar al director de «Sex, Lies and Videotape» (1989) es el de seguir su rumbo sin importar las tendencias de la industria y el de continuar experimentando con varios géneros y estilos. Tras haber probado con un excelente thriller psicológico con toques de terror en la excelente «Unsane» (2018), el drama deportivo «High Flying Bird» (2019) y las dos comedias (una política y la otra dramática) mencionadas al principio, el director estadounidense decidió volver a la heist movie (película de atracos) que tanto le funcionó con la trilogía de «Ocean’s» y con la divertida «Logan Lucky» (2017).

En esta oportunidad, «Ni un Paso en Falso» (título en español) se remonta al Detroit de la década de los ’50 donde unos delincuentes de poca monta (Don Cheadle y Benicio del Toro) son contratados por Doug Jones (Brendan Fraser) para que se unan a otro ladrón (Kieran Culkin) para robar lo que aparenta ser un simple documento que está en poder del jefe de un contador Matt Wertz (David Harbour), hombre al cual estos maleantes deciden secuestrar y amenazar a su familia para que pueda obtener dicho papel. Demás está decir que nada saldrá acorde al plan de esta banda criminal y emprenderán una búsqueda para saber quién los contrató y por qué es tan importante dicho documento que puso en riesgo sus vidas.

Nuevamente Soderbergh contó con un elenco de lujo para la ocasión donde se destaca un genial Don Cheadle y un gran Benicio del Toro y los ya mencionados Fraser, Culkin, Harbour, así como también Ray Liotta, Bill Duke, Matt Damon, Jon Hamm y Julia Fox en roles secundarios vitales para el desarrollo de la trama. En esta ocasión, la heist movie se viste con algunos toques de policial negro así como también de thriller de espionaje corporativo (más precisamente en la industria automovilística, ya que los planos son de una especie de convertidor catalítico para reducir las emisiones de dióxido de carbono), en un film que posee una estructura narrativa impecable que demuestra que el guion de Ed Solomon fue una especie de mecanismo de relojería que va tejiendo poco a poco los cruces entre los personajes y sus diversas motivaciones para hacer que todo converja y se ajuste perfecto a los fines del relato.

«No Sudden Move» nos da nuevamente al Soderbergh en su mejor forma, aquel que no se queda solamente en un ejercicio estilístico o en la mera experimentación narrativa, sino aquel que brinda un gran entretenimiento por medio de una historia impecablemente construida, con grandes interpretaciones y con un costado de crítica social a las grandes corporaciones que le agrega cierta dimensión a esta atractiva obra cinematográfica.

Puntaje:

 

 

Tráiler:

 

Martín Goniondzki

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *