Rubén Blades, un panameño en Hollywood

Rubén Blades probablemente sea una de las caras latinoamericanas más reconocidas en la pantalla hollywoodense; por extensión, uno de los latinos más célebres a nivel mundial (porque así funciona la supremacía cultural).

El intérprete – cuyo nombre completo es Rubén Blades Bellido de Luna – nació en la Ciudad de Panamá, hijo de una actriz cubana y un atleta y percusionista colombiano, y al parecer las artes no fueron su primera vocación. Previo a su desembarco en Estados Unidos, Blades obtuvo títulos en ciencia política y leyes en la Universidad Nacional de Panamá, e incluso llegó a desempeñarse en el área legal del Banco de ese país. Sin embargo, su ambición apuntaba hacia arriba de un escenario y no detrás de un escritorio, y así fue que en 1974, con veintiséis años, partió hacia Estados Unidos. Inicialmente se radicó en Nueva York, pero su carrera como actor comenzaría recién en 1983. Primero se dedicaría a la música, generando una trayectoria envidiable; desde 1970 y hasta el año pasado Blades editó nada menos que 38 placas, ganando trece premios Grammy – ocho norteamericanos y cinco latinos, y contando con éxitos como “Pedro Navaja” o “Desapariciones” (popularizada en nuestro país en la versión de Los Fabulosos Cadillacs).

Uno pensaría que con tantos discos el panameño no tendría mucho tiempo para dedicarle a la actuación, pero no fue así. De hecho, todo lo contrario. Contando cine y televisión, Blades participó en más de cuarenta producciones, aunque más que nada en papeles secundarios.

Los fans de «The Walking Dead» lo pudieron ver en la serie spin-off /precuela “Fear the Walking Dead”, interpretando a Daniel Salazar durante tres temporadas. En la pantalla grande, muchas veces tuvo roles representando a hombres de la ley – como en «Depredador 2», «Erase una vez en México», «Enemigo Íntimo» – y también opuestos a ella – véase «El abogado del Crimen» o «Protegiendo al enemigo». Curiosamente, sus personajes secundarios en estas producciones tienen la particularidad de – al mismo tiempo – ser centrales para los héroes de la talla de Danny Glover, Harrison Ford, Antonio Banderas, Denzel Washington o Michael Fassbender, sea como aliados o adversarios.

Sin duda Rubén Blades goza de un tipo particular de éxito, ese que siempre le permite trabajar de lo que le gusta, e incluso probar nuevas carreras de vez en cuando. Como por ejemplo cuando en 1994 se postuló para la presidencia de su país, logrando nada menos que el tercer puesto con el 18% de los votos. Recientemente, afirmó que el año próximo posiblemente se vuelva a postular.

Gane o pierda en esa instancia, seguramente volvamos a verlo en la pantalla cuando así lo disponga.

Bruno Jara

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *