Ryan Murphy, el hombre de los éxitos

Al leer el titular e intentar descifrar quién es la persona de la foto, muchos se habrán sentido perdidos. Pues claro, ¿cómo alguien que sea «el hombre de los éxitos» puede ser un completo desconocido? Esto se debe a que no estamos acostumbrados a revisar quiénes son los hacedores de los audiovisuales que consumimos. A lo sumo, nos enteramos quién es el director o los actores que interpretan una película, debido a su exposición en los medios. La vasta cantidad de personas que se encuentran detrás de cámara están sumergidas en el anonimato, y ciertamente son los grandes responsables de la calidad final que nos otorgue un producto cinematográfico. Claro está que si estás empapado en la industria, o si sos un curioso asiduo del cine y las series, lo vas a conocer. Pero, para aquellos que no lo conozcan, o aquel que quiera conocer en profundidad la carrera del productor, director y guionista, haremos un repaso de sus trabajos más notables. Cabe aclarar que dejaremos de lado su labor en películas para centraremos en su gran fuerte: las series.

Proveniente de una familia inmersa en la redacción -su madre fue escritora y su padre periodista de toda la vida- en su juventud, Ryan Murphy se abocó al periodismo. Tiempo después comenzó a desarrollar guiones y para finales de 1990 Steven Spielberg compró su libreto titulado: «Why Can’t I Be Audrey Hepburn?», que luego de varios retrasos, nunca llegó a volverse realidad. Gracias a dicha compra, logró incursionar en el mundo televisivo. Hacia 1999 se encontraba estrenando, a través de la cadena de Warner Bros., la serie para adolescentes «Popular»: fue su creador, escritor y director. La serie concluyó en 2001, luego de dos temporadas.

Al año siguiente desembarcó en la que fue su casa durante muchos años: Fox Broadcasting Company. Su primera creación fue «Nip/Tuck», una serie que relata la historia de dos amigos y exitosos cirujanos plásticos que, contrariamente a su situación laboral, tienen vidas privadas muy caóticas, atormentadas, y autodestructivas. Aunque fue ampliamente criticada por los sectores conservadores debido a su abordaje de temáticas como la familia, las relaciones sexuales y adicciones (planteando situaciones de incesto, pedofilia, y zoofilia, entre muchas otras polémicas), llegó a concretar seis temporadas entre 2003 y 2010. Antes de la finalización de esa producción se aventuró nuevamente en el ámbito adolescente y generó «Glee», la comedia musical que marcó un antes y después en su carrera y lo consolidó como uno de los grandes hacedores de éxitos de la industria. La multipremiada serie fue ampliamente elogiada por la crítica, y tuvo un recibimiento sin igual en el público. Vendió más de treinta y seis millones de sencillos digitales y once millones de discos a nivel mundial. Se comercializó en DVD, libros, aplicaciones, juegos, y hasta estrenó el reality televisivo «The Glee Project», donde los participantes concursaban por un lugar en las futuras temporadas del show. El hito mundial llegó a su fin en su sexta entrega en el año 2015.

El trabajo de Murphy se puede dividir en tres grandes temáticas: por un lado, tenemos el drama, iniciado con «Nip/Tuck», donde se presentan historias arriesgadas no aptas para todo tipo de espectador y quizás aquí es donde encontremos su lado más controversial y polémico. Siguiendo esta línea, podemos hablar de «Scream Queens» (2015-2016), una comedia de terror/slasher protagonizada por Emma Roberts, que se centra en una serie de asesinatos que se dan en la universidad de Wallace en 1995. Luego de dos temporadas, obtuvo críticas divididas y un disminuyente interés de la audiencia. En 2018 vio la luz «9-1-1″, una serie que muestra el día a día de un grupo de rescate de Los Ángeles. La producción fue bien recibida y se mantiene en emisión actualmente. Dicho sea de paso, este año estrenó una secuela titulada «9-1-1: Lone Star».

La controversia continúa en «Pose» (2018), una cruda serie que rompió todos los moldes al introducirnos en la cultura ballroom de los años 80, de la mano de las disidencias sexuales que hallaron en la música y el baile un refugio para una sociedad estigmatizadora que los condenaba a la marginación. Cabe destacar que trabajaron con actores y actrices gays, lesbianas y trans para mantener fidelidad con la historia relatada. Por último, mencionamos «The Politician» (2019), su primera serie para Netflix en la que se presenta una inmensa crítica trazando un paralelismo entre la lucha de un estudiante por alzarse electo como representante del instituto -con todo el juego sucio que eso implica- y la oscura realidad de las campañas electorales en Estado Unidos.

En segundo lugar, podemos hablar de la temática comedia en donde se encuentran las ya nombradas «Popular» y «Glee», que plantean historias familiares, con intención de masividad y aire a hits, sin dejar de lado ciertos vestigios de crítica social. Bajo esta premisa encontramos «The New Normal» (2012 – 2013) que, si bien se presentó como una sitcom familiar de una pareja homosexual que busca su primer bebé, fue duramente juzgada por contener lenguaje ofensivo, escenas explícitas y perpetuar los estereotipos raciales. Tras el duro recibimiento, NBC la canceló oficialmente luego de su primera entrega y hasta el momento no volvió a trabajar con Murphy.

La tercera temática recurrente del productor corresponde a las series de antología (presenta una historia distinta y un conjunto diferente de personajes en cada temporada). En esta faceta encontramos dos tanques que portan mucha fama por estos días: en primer lugar, hallamos «American Horror Story» (2011), una serie de terror que narra distintas historias perturbadoras dadas en Estados Unidos a lo largo de sus ya nueve temporadas. Y en segundo lugar está «American Crime Story», que bajo el mismo formato exhibe crímenes que tuvieron lugar en la vida real. Cuenta con dos temporadas tituladas «The People vs OJ Simpson» y «The Assassination of Gianni Versace», siendo esta última la más comentada de la serie. Cabe destacar que tanto «A.H.S» como «A.C.S» siguen en emisión y en la actualidad se están desarrollando su décima y tercera entrega, respectivamente. Otra serie que, en un comienzo, fue pensada como antología es «Feud», que narra la rivalidad entre las actrices de Hollywood Bette Davis y Joan Crawford en formato de pseudo documental. A pesar de tener muy buenas críticas, Fox desechó una segunda temporada y pasó a ser catalogada como miniserie. Sin embargo, el escritor no descarta realizar nuevas entregas en el futuro.

Estar trabajando en las próximas temporadas de «9-1-1» y su secuela, «Pose», «The Politician», «American Horror Story» y «American Crime Story» no fue un impedimento para este incansable animal audiovisual y mayo llegó con una nueva producción para Netflix. Se trata de «Hollywood», una miniserie que cuenta cómo un grupo de aspirantes a actores y cineastas intentan hacer realidad sus sueños, durante la Edad de Oro de Hollywood, en la era posterior a la Segunda Guerra Mundial. La crítica está ampliamente dividida: algunos dicen que estamos frente a otro acierto del director, mientras otros proponen que Ryan Murphy perdió el toque para hacer productos de calidad que agraden a todo el mundo. Lo cierto es que este realizador no se duerme en los laureles, ni se queda en la receta inventada, y sigue apostando a la creatividad e innovación para brindar realizaciones que porten su propio estilo, mística y originalidad.

Javier Franco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *