Top 5: Las mejores películas de encierro

Cada individuo puede tomar al encierro prologado de una manera diferente: como una percepción de amenaza, también puede generar la capacidad de despertar en nosotros un poder de supervivencia, y en otros solo llevarlos a la locura.

En manos de buenos guionistas y directores, una única localización, un puñado de personajes y un concepto medianamente inteligente, la idea del encierro puede convertirse en un largometraje de gran envergadura. Un poco de suspenso y de ciencia ficción generan en estas obras un nerviosismo constante.

Recientemente llegó «Oxígeno», un intenso thriller de ciencia-ficción, a Netflix, que utiliza el concepto del encierro para basar su historia. Acá te dejamos unas películas que ilustran este concepto potenciando tensión.

5) «El hoyo» (2019) – Galder Gaztelu-Urrutia

El futuro, en una distopía. Dos personas por nivel. Un número desconocido de niveles. Una plataforma con comida para todos ellos. ¿Eres de los que piensan demasiado cuando están arriba? ¿O de los que no tienen agallas cuando están abajo? Si lo descubres demasiado tarde, no saldrás vivo del hoyo.

Con buenas interpretaciones y ambientación, la premisa es muy atractiva y el despliegue visual muy acertado. Los giros se suceden con inteligencia. Una película dura, por momentos repugnante, pero que nos hace pensar sobre qué es lo que mueve a las personas, qué sociedad estamos construyendo y de dónde viene la salvación al hombre.

4) «Enterrado» («Buried», 2010) – Rodrigo Cortés

Después de ser secuestrado, Paul Conroy (Ryan Reynolds), contratista civil en Irak, se despierta enterrado vivo en un viejo ataúd de madera, sin más recursos que un teléfono móvil y un mechero. El teléfono podría ser el único medio que lo salvará de esa mortal pesadilla, pero la precariedad de la cobertura y la escasa batería parecen obstáculos insuperables en su lucha contra el tiempo: sólo dispone de 90 minutos para ser rescatado antes de que se le agote el oxígeno.

Un magnífico e ingenioso guion, con un relato con un único protagonista. No hay prólogo, no hay flashbacks. Logra que nos sea imposible apartar la mirada del interior de la caja y hasta que nos sintamos dentro de ella, notando el miedo. Reynolds presenta una actuación sólida ante una trama intrépida. La película te atrapa desde el inicio.

3) «Green Room» (2015) – Jeremy Saulnier

Tras presenciar un asesinato en un bar, los miembros de una banda de música punk son encerrados en una habitación del local por los autores del homicidio: una pandilla aterradora de neonazis que reivindican la supremacía blanca. Su líder es el dueño del bar (Patrick Stewart), un tipo que no quiere dejar testigos de lo sucedido.

Un thriller de terror tenso y desgarrador. Una cinta astuta con un guion simple que no decepciona y termina siendo muy eficaz. Entretiene lo suficiente como para invertir 94 minutos en ella.

2) «Calle Cloverfield 10» («10 Cloverfield Lane», 2012) – Dan Trachtenberg

Una joven sufre un accidente de auto. Cuando despierta se encuentra encerrada en una celda bajo tierra, secuestrada por un hombre extraño (John Goodman) que dice haberla salvado del día del juicio final. El excéntrico captor asegura que el exterior es inhabitable por culpa de un terrible ataque químico, algo que no sabe si creer. Es así como comienza su pesadilla, en una espiral de desconocimiento. La mente del criminal es infranqueable, y ella tendrá que intentar analizar a su enemigo para conseguir sobrevivir.

Dificultades y más obstáculos. Un thriller atrapante de intriga continua, un film inteligente y lleno de suspenso. El guion tiene un control meticuloso del tono, y la película se desliza entre la tensión claustrofóbica y las risas nerviosas con una agilidad voladora.

1) «Cube» (1997) – Vincenzo Natali

Seis personas aparecen encerradas en un complejo laberinto de habitaciones cúbicas que esconde trampas mortales. No saben cómo llegaron allí, pero pronto descubren que deberán resolver ciertos enigmas y sortear con habilidad todas las trampas si quieren sobrevivir.

La película recibió un estatus de culto por su original y surrealista premisa. Una cinta canadiense de terror, suspenso y ciencia ficción que sorprende gratamente. Una arriesgada propuesta con un clima absorbente que vale la pena ver.

 

Noelia Giacometto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *