25° BAFICI: «L’Empire» de Bruno Dumont (2024)

Bruno Dumont, el responsable de «La humanidad» (1999) y aquel extraño díptico musical que arrancó con «Jeannette, la infancia de Juana de Arco» (2017) y continuó con «Juana de Arco» (2019), nos trae un relato paródico de esos que apelan al humor absurdo enmarcado en el género de la ciencia ficción que mezcla la cotidianeidad de un pueblo costero en Normandía con el desparpajo y la grandilocuencia de una épica espacial al mejor estilo de «Star Wars».

«L’Empire» tiene lugar en la Costa de Ópalo, en el norte de Francia, más específicamente en un tranquilo y pintoresco pueblo de pescadores. Todo parece relativamente normal y rutinario, pero debajo de todo ese aura de apacibilidad, ocurre que hay dos razas extraterrestres llevando una «silenciosa» y encarnizada batalla entre el bien y el mal. Literalmente están los 1 y los 0 (autodefinidos como el bien y el mal) que buscan controlar un evento determinado: nace un bebé especial, que para unos es el «elegido» y para los otros es una especie de «demonio». Jony (Brandon Vlieghe) es el padre de la criatura y el supuesto emisario del mal, mientras que Jane de Baecque (Anamaria Vartolomei) representa su antagonista y la encargada de que prevalezca el bien.

Este escenario se da en un terreno familiar para Dumont que recurre a un lugar conocido dentro de su filmografía (hace varios largometrajes que sus historias se sitúan en Normandía) e incluso también en cuanto a algunos personajes, como por ejemplo el comandante Van der Weyden (Bernard Pruvost), que es un viejo conocido dentro de la obra del director. Por otro lado, sigue presente su habitual ingenio y crítica social a la hora de componer a los dos bandos cuyas naves interplanetarias están compuestas por una Catedral que recuerda a Notre Dame, por un lado, y, por el otro, por un Palacio que recuerda al de Versalles. La sagacidad y la irreverencia de Dumont está presente tanto en la iconografía plástica y estética que busca emular como en la ridiculez del asunto, no obstante, a veces el humor o la parodia no llega a ser del todo convincente o incluso lo suficientemente hilarante como para que le funcione al espectador que está familiarizado con los códigos. Nuevamente, al igual que pasó en «Jeannette», el director galo vuelve a poner a prueba la paciencia del espectador en ciertos pasajes del relato y probablemente su triunfo no sea del todo categórico fuera de su grupo de seguidores acérrimos.

Parecía que con «France» (2021) se había desplazado a un territorio algo más convencional o amigable, pero, nuevamente, vuelve a la forma que mejor le sienta aún incluso con algunos desaciertos en el camino. «L’Empire» probablemente resulte ser todavía más polarizante que sus películas anteriores. Algo es seguro, no dejará indiferente a ningún espectador.

«L’ Empire» forma parte de la sección Trayectorias del 25° BAFICI y se puede ver el sábado 20 a las 12.15 en el Gaumont (Sala 1), el lunes 22 a las 16.30 hs en el Gaumont (Sala 1) o el sábado 27 a las 21.45 hs en la Sala Lugones.

Puntaje:

 

 

Tráiler:

 

Martín Goniondzki

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *