38° MDQ Film Fest: «La estrella azul» de Javier Macipe (2023)

Mauricio Aznar Müller fue un músico y poeta de Zaragoza, líder de las bandas de rock Golden Zippers, Más Birras y Almagato. Sin embargo, en la década de los ’90 empieza a interesarse y a entrar en contacto con la música argentina, particularmente el tango y el folklore. Se dedicó a difundir chacareras y zambas de Santiago del Estero y otras regiones del norte del país, e incluso dio algunos conciertos con Carlos Carabajal.

Javier Macipe toma a esta historia y a estos personajes de la vida real para construir su ópera prima «La estrella azul», una película que mezcla la ficción con el documental para traernos un relato sensible, interesante y lleno de música, que probablemente muchos no conocían y no sabían que necesitaban conocerlo.

Desde el inicio podemos ver a Mauricio Aznar Müller (Pepe Lorente) en un momento complejo de su vida. Son los años ’90, está atravesando una crisis vocacional, una recaída en sus adicciones y algunos conflictos con su pareja. Es así como decide irse a Argentina a visitar la casa de Atahualpa Yupanqui y alejarse de sus problemas. Sin embargo, los caminos lo van llevando hacia otras latitudes. En Santiago del Estero conocerá a Carlos Carabajal (Cuti Carabajal), con quien se forjará un vínculo muy especial y transformador para ambos.

A pesar de su larga duración, un poco más de dos horas, la película logra llevar con buen ritmo la historia de estos personajes talentosos pero que tal vez no recibieron el reconocimiento que merecían en su momento. Por eso el film sirve como una especie de homenaje no solo a estas figuras en particular sino también a los géneros musicales que representan.

Obviamente la música tiene un lugar preponderante en «La estrella azul», con escenas de guitarreadas, conciertos y bailes muy bien plasmadas, tanto desde lo sonoro como desde lo visual, que provocan que el público disfrute, se mueva en sus asientos al ritmo del folklore y se le dibuje una sonrisa en su cara.

Pero la trama en sí también es digna de destacar, porque muestra cómo la música puede ser un canalizador de sentimientos, tanto buenos como malos; conectar a personas desconocidas con diferentes orígenes y unirlas como si se conocieran de toda la vida; y transmitir parte de la cultura y las tradiciones de los países. Los diálogos entre los personajes hablan de la búsqueda y concreción de los sueños, las frustraciones, el reconocimiento y el valor de la música, entre otras cuestiones; son honestos, sentidos y reflexivos.

Por otro lado, existe una buena elección del elenco, no solo porque nos brindan buenas interpretaciones y momentos musicales a la altura, sino que además están muy vinculados y comprometidos con la historia, no son externos ni simple actores. Por ejemplo, Carlos Carabajal está encarnado por su propio hermano Cuti, Peteco Carabajal interpretándose a sí mismo o Roberto Chavero que hace de su padre Atahualpa Yupanqui.

Algo fundamental del cine es tratar, no simplemente de entretener al espectador, sino dejarle algo una vez finalizada la visualización del film. Y sin dudas «La estrella azul» logra movilizarnos, dejarnos más que satisfechos e incluso con ganas de contrastar lo que vimos con la realidad. Una película sensible, honesta, que nos permite conocer figuras relevantes de la música, ahondar por distintos géneros musicales y hacernos pasar más que un buen rato con buenas canciones e interpretaciones.

«La estrella azul» forma parte de la sección Panorama del 38° Festival de Cine de Mar del Plata y se puede ver el lunes 6 a las 16.10 hs en el Paseo Aldrey (Sala 4), el martes 7 a las 16 hs y el miércoles 8 a las 16 hs en el Teatro Colón.

Puntaje:

 
 

Samantha Schuster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *