«Alias Grace»: La verdad y la mentira tienen cara de mujer

«The Handmaid’s Tale» se convirtió en una de las mejores series de este año, desarrollando un mundo distópico, en el cual las mujeres tienen la única y difícil tarea de ser un medio para la reproducción, mientras que los hombres gobiernan el lugar y toman las decisiones. Detrás de esta maravillosa historia se encuentra la mano de la escritora canadiense Margaret Atwood, a quien nuevamente podemos ver plasmada en otro proyecto televisivo titulado «Alias Grace», que se estrenó hace poco por Netflix.

Basada en hechos reales, «Alias Grace» retoma el caso de los asesinatos de Thomas Kinnear y su ama de llaves Nancy en 1843, para centrarse en Grace Marks, una de las acusadas de haber cometido tal acto junto a su compañero laboral James McDermott. Mientras que el joven fue sentenciado a muerte, la protagonista se encontrará en la cárcel de por vida. Es así como Simon Jordan, un médico de la rama de la psicología, tendrá la ardua tarea de repasar con la condenada todos sus pasos para saber concretamente qué ocurrió y si podrá ser indultada o si tendrá que morir en la horca.

Con un ritmo un tanto pausado y una continua narración de la protagonista, «Alias Grace» vuelve a plasmar el lugar de la mujer en una época particular, a través de un tono de suspenso y tensión. A partir de la conversación entre los personajes, el argumento irá atrás en el tiempo para representar el momento exacto en el cual se cometió el asesinato, como también contar parte de la vida de la joven, quien no creció en un contexto sencillo, con una huida desde Irlanda a Canadá, una madre fallecida en dicho trayecto, un padre borracho y abusador y el hecho de tener que valerse por sí misma trabajando desde pequeña en casas de familias adineradas como sirvienta.

A medida que avanza el relato, nos vamos acercando cada vez más a la verdad, o al menos a la verdad que nos cuenta Grace. ¿Será que lo que recuerda es algo exacto? ¿Será que está proponiendo una gran farsa? ¿Será un poco de ambas situaciones? El plano real, el ficticio y el onírico se mezclan constantemente para poner a prueba la capacidad del espectador.

Además de presentar una historia interesante y una forma atrapante de narrarla, gran parte de la eficacia de la serie recae en las manos de la actriz Sarah Gadon (“Dracula Untold”, “11.22.63”), quien con su inexpresividad, reflexiones, una mezcla entre la ingenuidad y la rebelión, y una fácil adaptación a situaciones complejas, naturalizando varios escenarios, logra cautivar y generar un impacto en el público. ¿Es culpable? ¿Es inocente? No importa tanto el resultado como el viaje que iremos viviendo.

En síntesis, si bien viene de la misma mano de la escritora de “The Handmaid’s Tale”, “Alias Grace” no nos propone una historia parecida, sino algo completamente distinto. Podemos observar la posición de la mujer en esta época, pero lo más destacable es el juego que realiza entre la verdad y la mentira, entre lo terrenal y lo onírico o espiritual, haciendo dudar tanto a los personajes del argumento como al espectador. Con una gran actuación de la protagonista, una ambientación propicia y un tono perspicaz para narrar la historia, “Alias Grace” es una serie que hay que ver.

Tráiler:

 

Samantha Schuster

Un comentario sobre “«Alias Grace»: La verdad y la mentira tienen cara de mujer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *