«Alice in Borderland», un logrado final del juego

A fines del 2020 se estrenó en Netflix «Alice in Borderland», una serie japonesa basada en el manga homónimo de Haro Aso, la cual nos trajo una historia más que entretenida, violenta y atrapante.

La misma se centraba en un joven y su grupo de amigos, que luego de un apagón y que desapareciera gran parte de la humanidad se vieron obligados a participar en una serie de juegos macabros para sobrevivir. A las dos semanas de su debut, Netflix dio luz verde para una segunda entrega, que además sería la última.

Después de algunas situaciones ocurridas en la temporada pasada, Arisu y sus nuevos amigos ya se enfrentan a los últimos juegos (y a los más difíciles), donde deberán derrotar a los reyes y reinas del mazo de poker. Es así como están dispuestos a matar o morir no solo para sobrevivir sino también para encontrarle alguna explicación coherente a todo lo que está ocurriendo y, en lo posible, volver al mundo que conocían previamente.

La nueva entrega de «Alice in Borderland» sigue siendo igual de cruel y violenta, con climas llenos de tensión y suspenso. Sin embargo, a diferencia de la temporada anterior, tenemos menos juegos de mayor duración. Incluso, varios de ellos no se terminan en un solo episodio, sino que continúan en el siguiente, dejándote con las ganas de seguir viendo qué sucede a pesar de presentar capítulos más largos y pesados.

Esto va de la mano del gran despliegue de producción que sigue manteniendo, brindándonos escenarios descomunales para realizar los juegos. Esta vez, muchos de ellos se sitúan en gran parte de la ciudad, haciendo que la escala sea aún más grande y apocalíptica.

Pero además del entretenimiento puro, la serie se toma el tiempo para reflexionar sobre la vida, nuestro rol en ella, nuestros deseos y objetivos, la justicia, el duelo, la culpa, entre otras cosas; todos temas bien profundos y trascendentales.

Hacia el final la historia se va volviendo un poco más rebuscada; uno no termina de entender lo que es real y lo que es parte de la imaginación del protagonista, pero finalmente se aclara el panorama, dándonos un cierre digno de la historia y de los personajes que estuvimos viendo todo este tiempo.

En cuanto a los protagonistas, se sigue ahondando un poco más en su vida, a través de algunos flashbacks del pasado (algo que también sucedía en la temporada anterior, pero esta vez se los incluye de una manera más natural y que no corta del todo la historia) como también algunos recuerdos que aparecen en el presente. Además de aquellos que conocíamos previamente, se suman algunos personajes más, tanto villanos como aliados para volver la trama aún más interesante. La historia se destaca principalmente cuando los personajes se encuentran unidos, pero gran parte de la segunda temporada los distintos personajes siguen por diferentes caminos para reencontrarse hacia el final.

En síntesis, la segunda y última temporada de «Alice in Borderland» nos brinda una buena continuación del entretenimiento que nos dio en la entrega anterior, ahondando más en los personajes y en cuestiones más metafísicas y sentimentales. Con una explicación final que se encuentra a la altura de las expectativas, la serie nos ofreció no solo diversión de la buena sino también un sustento.

Tráiler:

 

Samantha Schuster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *