“Better Call Saul”: Comenzó la transformación

Hace dos semanas volvió “Better Call Saul” a Netflix con su cuarta temporada (con un capítulo nuevo cada martes) y la promesa de un mayor acercamiento al personaje de “Breaking Bad”.

Siguiendo los acontecimientos que sucedieron durante la tercera parte, la cuarta entrega retoma la historia de Jimmy McGill con la muerte de su hermano Chuck y la reacción del protagonista al enterarse de este terrible suceso. Finalmente culminó un ciclo de idas y vueltas en esta compleja relación, de admiración y rechazo, que por un lado mantenía atado al personaje principal y por el otro también lo obligaba a acercarse a su verdadero ser Saul Goodman, a través de distintas prácticas tan creativas como ilegales a las que recurría para intentar vencer a su hermano mayor. Pero sin Chuck en el medio se generó una liberación en Jimmy, que a pesar de su angustia por no tenerlo más, también nos demuestra el inicio de su transformación. Si bien durante las tres temporadas anteriores tuvimos algunos indicios (y situaciones) del abogado inescrupuloso, manipulador y ventajero, con la muerte de Chuck se asientan las bases para su nueva personalidad que esperemos que no tarde en apoderarse de él.

Por otro lado, tenemos dos de las líneas narrativas más interesantes de “Better Call Saul”, con ese estilo tan de “Breaking Bad” al que estábamos tan acostumbrados. En estos dos primeros capítulos pudimos ver el después del colapso de Héctor Salamanca por culpa de Nacho y cómo Gus se las ingenia para manejar la situación. Asimismo, Mike continúa integrándose en un negocio con el dueño de los Pollos Hermanos, como consultor de seguridad de la empresa Madrigal. Es así como volvemos a ver a Lydia, que ya había aparecido en el spin-off previamente, para intentar encargarse de este personaje que podría traerles algún tipo de inconveniente.

Entre los personajes secundarios que rodean a Jimmy, podemos destacar el papel que viene teniendo últimamente Kim, abogada y compañera fiel de protagonista que hará todo para protegerlo y otorgarle el lugar que se merece en el mundo laboral y afectivo.

En cuanto a los aspectos técnicos, no podemos más que maravillarnos con algunos planos y puestas de cámara. Al igual que sucedía en “Breaking Bad”, si nos abstraemos por un momento de la historia y sus personajes y nos detenemos a mirar la parte visual de la serie nos encontraremos con pequeños grandes instantes.

Dos episodios que continúan con la línea que se venía viendo en las temporadas anteriores pero que prometen un cambio latente y pronunciado en nuestro protagonista. No falta mucho para que Jimmy McGill se convierta finalmente en Saul Goodman y nos otorgue los mejores momentos que nos supo dar en “Breaking Bad”.

Tráiler:

 

Samantha Schuster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *