Crítica de “Al Desierto” de Ulises Rosell (2017)

Julia (Valentina Bassi) trabaja como camarera en el turno noche del casino de Comodoro Rivadavia, pero el dinero no le alcanza para poder pagar el alquiler del departamento y vivir. Es así como Gwynfor (Jorge Sesán), un frecuente cliente del lugar, le ofrece una entrevista de trabajo en la industria petrolera, alejada de la ciudad. Pero en el camino tendrán un accidente, revelando las verdaderas intenciones del hombre. A pesar de todo, Julia y Gwynfor deberán mantenerse unidos para sobrevivir las arduas condiciones climáticas de la Patagonia.

“Al Desierto” se enmarca dentro de un clima árido, seco, desolado e inhóspito del sur argentino, funcionando como un personaje más dentro de la historia. El paisaje es aquel que les impone distintos obstáculos a los protagonistas y el que los hará tomar decisiones, marcando su camino. Asimismo, la fotografía a cargo de Julián Apezteguia nos proporciona uno de los puntos más altos del film, con imágenes impresionantes de la Patagonia.

Sin embargo, nos encontramos con algunas lagunas dentro del guion, que aunque esperamos que se respondan a medida que se desarrolla el metraje, esto no termina sucediendo. Desde el comienzo no se entiende muy bien las sospechas que tiene Julia, ya que desde el lado del espectador no tenemos ninguna pista de las intenciones de Gwynfor. Lo mismo ocurre con la relación entre ellos, que irá mutando poco a poco, mezclando el rechazo con la atracción. Las actuaciones de Bassi y Sesán se encuentran muy bien (por momentos algo exagerado, pero probablemente vaya de la mano de la situación extrema por la que están transitando).

El ritmo que mantiene la película vira entre un tono pausado con las escenas desérticas y los descansos de Julia y Gwynfor y los momentos de tensión física y psicológica que hacen que la atención aumente.

En síntesis, “Al Desierto” presenta una película visualmente atractiva, que impacta a partir de su excelente fotografía y desolados paisajes, que determina a los protagonistas. Si bien tiene ciertas inconsistencias en el guion, el film es disfrutable por su ritmo tenso y que te da la sensación de algo por venir (aunque eso no termine sucediendo completamente).

Puntaje:

Tráiler:

 

Samantha Schuster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *