Crítica de «Christmas Bloody Christmas» de Joe Begos (2022)

Joe Begos, director de «Bliss» y «VFW», nos otorga esta gema del cine de terror contemporáneo en la que un Papa Noel robótico de una juguetería se vuelve loco y comienza una matanza desenfrenada y sangrienta.

Las propuestas de bajo presupuesto de Joe Begos se caracterizan por estar llenas de disfrute y de un poder de invención sin precedentes. Incluso luego de cinco películas realizadas ya podemos hablar de una estética y un estilo visual bastante marcado que se muestra como una constante a lo largo de su corpus de obra (o al menos en sus últimos tres trabajos). Es por estas cuestiones que una película navideña de género de parte del director de «Almost Human» (2013) se concebía como algo sumamente interesante.

El largometraje que se desarrolla durante una helada Nochebuena, se centra en Tori Tooms (Riley Dandy), la propietaria de una disquería que tiene como objetivo emborracharse y divertirse ni bien salga del trabajo. Robbie (Sam Delich), su empleado y amigo le ofrece ir a un bar a pasar el rato esperando que finalmente tenga una oportunidad con ella. Lo que ambos no saben es que las cosas se complicarán cuando un Papá Noel robótico de una juguetería aledaña, se vuelva loco y comience una matanza sanguinolenta y desenfrenada en el pequeño pueblo en el que residen.

Begos demostró ser un cineasta con mucha pericia para ofrecer propuestas entretenidas y alejadas de las convenciones del género. En esta oportunidad, parece abrazar el cine de explotación y mezclar algunos tropos que funcionaron en el pasado para crear algo totalmente fresco, ofreciéndonos hora y media de entretenimiento puro, una puesta en escena maravillosa y altas dosis de sangre.

Los primeros veinte minutos en los que se presentan a los protagonistas, se establece el conflicto y se marca el tono del relato, es de lo mejor del film, revelando las actitudes y psicologías de los personajes que componen a la pareja protagónica a partir de diálogos cotidianos en los que discuten películas de género, bandas y discos de rock y metal y muchas otras cuestiones que sirven de puntapié inicial para lo que vendrá después. La cámara parece seguirlos como si fuera un personaje más, siendo testigos de la carnicería que se aproxima mediante una puesta dinámica y funcional. Y la última media hora es realmente un festín para los amantes del género y también para aquellos que busquen una diversión sin demasiadas pretensiones.

Como una especie de mixtura entre «Silent Night, Deadly Night» (1984) y «The Terminator» (1984), «Christmas Bloody Christmas» es aquella extraña y divertida película navideña que se estrena ocasionalmente y que revitaliza la tan concurrida sección de películas de fin de año. Fiel a su estilo y con la marcada estética de Begos (que incluye haber sido rodada en super 16 mm) es uno de los imperdibles del fin del año pasado.

Puntaje:

 

 

Tráiler:

 

Martín Goniondzki

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *