Crítica de “Fences” de Denzel Washington (2017)

En 1983, August Wilson creó la obra teatral “Fences”, la cual aborda la experiencia de los afroamericanos y examina las relaciones raciales, entre otras temáticas. Cuatro años más tarde, la obra ganó un Premio Pulitzer y un Tony.

Años después, en 2010, se realizó un revival de la obra en Broadway, estando en cartel únicamente trece semanas. Fue dirigida por Kenny Leon y protagonizada por Denzel Washington y Viola Davis. Ambos ganaron un premio Tony, como también la obra teatral.

Finalmente fue llevada a la pantalla grande (con guión del propio Wilson que, si bien murió en 2005, llegó a completar el escrito) de la mano de Denzel Washington y Viola Davis, retomando sus roles de la obra.

“Fences” se centra en Troy Maxson, un recolector de basura afroamericano de Pittsburgh en los años ’50. Frustrado por haber tenido que abandonar su verdadera pasión, el Baseball, Maxson construirá relaciones bastante complicadas con sus hijos y su mujer.

Si bien es una adaptación cinematográfica, podemos notar los rasgos teatrales en la forma de contar la trama. Tenemos pocas locaciones, de hecho en la mayoría del film observamos distintas partes de la casa, como el patio, la cocina y el living.

Además es una película muy dialogada. En ningún momento tenemos acción o grandes transiciones (también debido a la escasez de locaciones), sino que todo se basa en las conversaciones de los distintos personajes. El guión está muy bien construido, generando en todo momento metáforas con el título seleccionado.

Es por eso que también es muy importante la actuación de los personajes, con dos personalidades a la cabeza del film. Debemos tener en cuenta, además, que ambos actores realizaron estos personajes años atrás. Se los ve muy seguros y sentidos al interpretar sus roles, con una química que traspasa la pantalla. Denzel Washington y Viola Davis son uno de los puntos más fuertes de la película.

Al tener mucho diálogo y poca acción, el argumento del film aborda sobre todo las relaciones entre los personajes, profundizando las características de los mismos.

Esta forma de retratar el film puede que provoque un clima denso por momentos y que la película se sienta más larga de lo que en realidad es (que de todas maneras tiene una gran duración de casi dos horas y media).

En síntesis, “Fences” retrata una historia fuerte, a través de mucho diálogo, pocas locaciones, al igual que una obra de teatro, valiéndose sobre todo de sus protagonistas Denzel Washington y Viola Davis. Su química es innegable y mucho de esto puede recaer en que en 2010 realizaron la obra teatral juntos, otorgándoles a cada uno un premio Tony.

Puntaje: 3,5/5

Tráiler:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *