Crítica de «Gol Gana» de Taika Waititi (2023)

En 2001, durante las eliminatorias para el Mundial de Fútbol de 2002, Australia le ganó 31 a 0 a la selección de Samoa Americana, convirtiéndose así en el resultado con mayor diferencia de la historia de este deporte y catalogando a Samoa Americana como el peor equipo del mundo. Un nuevo entrenador, Thomas Rongen, quien también venía de una mala racha de fracasos, se pone delante de este equipo con el único objetivo de meter al menos un gol y devolverle al país su dignidad.

El director Taika Waititi («What we do in the shadows», «Jojo Rabbit») va a tomar esta historia basada en hechos reales para construir una película que cumple con lo que se propone a pesar de tomar un camino por el cual ya transitaron una infinidad de films deportivos previamente, sin arriesgarse demasiado en proponer algo nuevo.

«Gol Gana» es una clásica película deportiva, la cual se centra en un equipo que viene de una serie de fracasos y que, con un entrenador que se ve obligado a coachearlos sin demasiada alternativa, va a tomar este desafío y que en vez de transformar él la realidad del grupo, ellos terminan ganando su corazón. Es por eso que por momentos la cinta puede tornarse algo predecible, más allá de que se trata de una historia basada en hechos reales, pero aún sin saber lo sucedido podemos ver de antemano algunos giros narrativos, solamente porque transitar por un terreno conocido.

De todas maneras la película es sumamente disfrutable y entretenida. Tiene varios gags graciosos (aunque podrían haber aprovechado más y mejor algunos instantes de comedia) e instantes en donde se vuelve autoconsciente para reírse de sí misma, como también personajes divertidos pero sobre todo entrañables, de esos que se van construyendo poco a poco a lo largo del relato y que van generando un vínculo especial con el protagonista.

Michael Fassbender como el entrenador se encuentra muy adecuado en su papel y va mostrando la transformación de un personaje en apariencia simple, soberbio y con un mal temperamento, pero que en el fondo tiene mucha más historia para contar, y con el que podemos empatizar a fin de cuentas. Elisabeth Moss y Will Arnett tienen pequeños roles que suman dentro del film, pero sobre todo se destacan quienes conforman el equipo de fútbol, personas tan particulares como adorables cuya calidez traspasa la pantalla. Existe un desarrollo medio desequilibrado de ellos, dándole más importancia y profundidad a algunos que a otros.

Con respecto a los aspectos técnicos, existen algunos momentos en los cuales se narran las secuencias de manera creativa, sin caer en recursos repetitivos o convencionales, algo que lo hace más atractivo y entretenido. La música acompaña de buena manera como también se aprovecha cada rincón de la isla para situar las escenas y darle un contexto particular.

«Gol Gana» busca ahondar sobre las segundas oportunidades, la importancia de disfrutar lo que uno hace a pesar de los resultados, la construcción de una comunidad y familia, la necesidad de mantener intactas las tradiciones, cualidades propias y las creencias, el seguir adelante, el bullying/racismo, entre otras cuestiones. Una película que tal vez se sienta como algo ya visto varias veces, que no toma demasiados riesgos, pero que de todas maneras tiene el sello Waititi que le otorga su irreverencia y corazón a cada uno de sus proyectos. Una propuesta que entretiene, que nos hace reír y nos conquista por sus personajes entrañables.

Puntaje:

 

 

Tráiler:

 

Samantha Schuster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *