Crítica de «Maestro» de Bradley Cooper (2023)

Bradley Cooper se pone nuevamente detrás y delante de la pantalla (como ya había hecho con «A Star is Born» allá por el 2018) para realizar un nuevo film. En este caso, busca contarnos la historia de Leonard Bernstein, un director de orquesta, compositor y pianista que se convirtió en el primer director estadounidense en obtener fama mundial. Fue conocido por haber dirigido la Orquesta Filarmónica de Nueva York, por sus conciertos para jóvenes que se transmitieron en televisión y por componer, entre otras obras, «On the Waterfront», «West Side Story» y «On the Town».

Sin embargo, «Maestro» no solo nos trae la vida profesional de Leonard Bernstein, de hecho es en lo que menos se ocupa el film, sino sobre todo su vida personal y el matrimonio que construyó con Felicia Montealegre, una actriz chilena-costarricense conocida por sus interpretaciones tanto en televisión como en teatro. Muchos podrán cuestionar la elección de Cooper de retratar un aspecto bastante parcial de esta personalidad, pero a la vez probablemente también es la parte más atractiva, ya que fue bastante controversial para la época, para el círculo íntimo en el cual se movía y para su familia.

La película no es una biopic convencional. Y si bien se van narrando los hechos de manera cronológica, la manera que elige Cooper para contarlos es bastante creativa, dejando algunas cuestiones fuera de campo y utilizando el arte de ambos protagonistas para plasmar en pantalla su vínculo y la evolución de ambos en su trabajo. A diferencia de lo que podamos creer, la música no es una parte primordial del film, algo que también podría cuestionarse, pero justamente va de la mano con lo de que no busca retratar tanto el trabajo del director sino más bien su vínculo amoroso. Y aunque sin dudas nos deja con ganas de ver más sobre este compositor y pianista, parte de la banda sonora está compuesta por algunas canciones que el propio Bernstein hizo, como «West Side Story», solo hay que tener un gran oído y conocimiento para reconocer las melodías.

Como decíamos, Bradley Cooper no solo dirige la cinta, sino que también se pone en la piel de Leonard Bernstein, con un gran trabajo de maquillaje para parecerse a la persona real, sobre todo a medida que van pasando los años. El actor hace una buena tarea para interpretarlo de una manera cuidada y respetuosa y llevar adelante algunos monólogos interesantes. Está bien acompañado por la cumplidora de siempre Carey Mulligan como su mujer, que también va evolucionando con el tiempo, y tiene el desafío de componer los aspectos más dramáticos del film. Ambos tienen muy buena química en pantalla para transmitir el apoyo y amor incondicional que se tenían a pesar de todo. Y también se destacan Maya Hawke como la hija de ambos y Matt Bomer en una participación menor.

Además del destacado maquillaje, la fotografía va variando del blanco y negro para retratar el pasado hacia el color para mostrar las escenas del presente.

En síntesis, «Maestro» busca retratar el lado más personal del destacado director de orquesta, compositor y pianista Leonard Bernstein, dejando un poco atrás la parte profesional, algo que por ahí termina perjudicando un poco el relato. Con muy buenas actuaciones de su elenco y una manera creativa de contar la historia nos encontramos con una interesante y sincera biopic para ver en Netflix.

Puntaje:

 

 

Tráiler:

 

Samantha Schuster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *