Crítica de «Rafa, su papá y yo» de Sebastián Muro (2020)

Retrato de relaciones familiares con un distanciamiento afectivo muy presente.

«Vivo de aquello que los otros no saben de mi» – P.H.

A partir un ejercicio de la facultad, Sebastián Muro comienza a filmar a su padre, Rafa, un extrovertido empresario organizador de eventos, mediante la consigna del retrato de un personaje, y termina fotografiando vínculos familiares ausentes que se repiten.

Diversas son las situaciones que pueden llevar a un padre, a una madre, a salir de la vida de sus hijos, pero más allá de su presencia física, los ausentes emocionalmente son los que marcan cada pasaje de la vida de esos hijos, ¿cuántas emociones reprimidas pueden llegar a tener? Infinitas…

Un origen desde el árbol genealógico, un antepasado que se refleja en el presente, circunstancias preexistentes marcadas por carencia muy presente. «Rafa, su papá y yo» es un documental en primera persona sobre vínculos entre padres e hijos. Muro nos sumerge a través de material de archivo en su historia personal, las memorias de su familia marcadas por las ausencias, donde en algún punto se busca reconciliar y soltar las sombras del padre de Rafa que existen en él, y las traslada a Sebastián.

Un relato personal que puede ser colectivo, aquello que no se habla, sin embargo, está escondido, eso que no se dice, pero la incomodidad sale a flor de piel. Relaciones familiares que repiten patrones, y que nunca se rompen. La exposición del interior de una familia que lleva a reflexionar a aquellos vinculantes que siempre cargan con algo. En medio de un viaje como ritual simbólico se busca liberar enojos y así eximir aquellas partidas tomadas como abandono que aún se encuentran latentes impidiendo mejorar las relaciones humanas, delegando actos a terceros por el propio accionar.

«La película puede funcionar como un espejo para que todos miremos hacia adentro nuestro y de nuestras familias. De las estructuras invisibles que no se cuestionan pero que sí influyen muchísimo en nuestra vida».

Un documental nacido como un ejercicio audiovisual, donde su finalidad radica en terminar evidenciando la complejidad de los propios vínculos ante la interacción que surgen entre los mismos, donde se traslucen momentos de incomodidad los cuales explican dicha dificultad, así como la complicación que existe entre las relaciones de padre e hijo.

En síntesis, «Rafa, su papá y yo» es un relato que abarca la paternidad, las ausencias emocionales, sus consecuencias, las relaciones familiares que vuelven a reincidir generación tras generación a modo de círculos sin romper el ciclo, y la búsqueda del reencuentro mediante el perdón para poder aceptar y soltar viejos rencores.

Puntaje:

 

 

Tráiler:

 

Noelia Giacometto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *