Crítica de «Shiva Baby» de Emma Seligman (2020)

Luego de su paso por el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, ahora llegó a MUBI «Shiva Baby», la ópera prima de Emma Seligman, que se mete de lleno en el marco de la comunidad judía para mostrarnos algunos disparates y enredos que se dan durante el duelo de un reciente fallecido. Una comedia dramática bastante hilarante y efectiva.

La Shiva es el nombre que se le da a un ritual judío que tiene que ver con el duelo. El período de duelo observado para el judaísmo que involucra a los siete grados de parentesco directo: padre, madre, hijo, hija, hermano, hermana o esposa/o. Después del entierro de cualquiera de estos miembros del clan familiar, los dolientes se reúnen durante siete días en una casa y reciben visitas. El largometraje de Seligman utiliza una Shiva como contexto para brindar momentos bastantes disparatados a partir de la figura de Danielle (Rachel Sennott), una estudiante universitaria que tiene sexo por dinero con Max (Danny Deferrari), un hombre de unos treinta y pico de años. Un día la joven decide ir a la Shiva de una conocida de sus padres para acompañar a su familia y en ese lugar comienzan a surgir coincidencias e infortunios para la atribulada joven que busca un cambio de rumbo en su vida. En primer lugar, se encuentra con Max que aparentemente también conocía a la persona fallecida, y descubre que es un hombre casado con un hijo de un año de edad. No solo se encuentra con este chocante panorama que la tiene a mal traer, sino que además deberá soportar todo tipo de comentarios y opiniones acerca de su elección de carrera (estudios de género), su pérdida de peso y la presencia de Maya (Molly Gordon), una de sus mejores amigas y también una expareja.

Así es como seremos testigos en primera fila de todas las cosas con las que tiene que lidiar esta joven que busca combatir con los prejuicios de algunos familiares, los preconceptos e incluso con la toma de decisiones que tienen que ver con su vida profesional, sexual y afectiva. Un film bastante intenso como inspirado que más allá de que por momentos se presente con una puesta algo más teatral, se encuentra perfectamente coreografiada y con decisiones artísticas realmente muy logradas que no parecen ser de una directora debutante sino de una artista experimentada.

La decisión de incluir música más en consonancia con las películas de terror, con el predominio de instrumentos de cuerdas, hacen que uno, como espectador, se sienta tan agobiado como ella. Por otro lado, el tono y el timing para la comedia están más que logrados y van en un in crescendo constante que explota en un clímax realmente magnífico.

«Shiva Baby» es un film pequeño pero prolijo que se nutre de una dirección atinada, de un elenco maravilloso y de momentos realmente hilarantes e incómodos. Una comedia dramática que se desarrolla prácticamente en una sola locación que se beneficia de un tono acertado y de un guion más que sólido.

Puntaje:

 

 

Tráiler:

 

Martín Goniondzki

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *