Crítica de «Sobrevivientes: Después del terremoto» de Um Tae-hwa (2024)

El mundo fue reducido a escombros debido a un terremoto masivo. Todo parece haber sido destruido salvo Hwang Gung Apartments, un complejo de departamentos en el corazón de Seúl que quedó en pie. Sin embargo, los residentes del edificio no estarán a salvo, porque los forasteros empiezan a llegar en busca de un refugio del frío extremo y comida. Es así como deberán organizarse y tomar una decisión para poder sobrevivir.

«Sobrevivientes: Después del terremoto» (o «Concrete Utopia», como se la conoce internacionalmente») es una película coreana que nos transmite la esencia con la cual se conciben los proyectos en el país asiático. Al igual que sucedió en su momento con «Invasión Zombie» (2016), en este caso no se busca plasmar un film de catástrofe, sino ahondar en los aspectos más profundos de los seres humanos y qué están dispuestos a hacer en situaciones límites. De hecho, no vemos casi nada del terremoto, solo lo justo y necesario para comprender el contexto en el cual se va a desarrollar la historia, pero más que nada la cinta se va a centrar en la organización social después de este hecho para mostrarnos quiénes son los que van a resguardar la vida de los demás, quiénes van a proveer con alimentos, asistencia médica y refugio, y quiénes van a hacer todo lo posible para cuidar lo propio a cualquier costo, aunque esto signifique lastimar a otros.

En sus dos horas de duración, la película logra establecer los distintos puntos de vista de la sociedad, con personajes buenos, malos, y otros bastante ambiguos, que comienzan de una manera y que, a raíz de las distintas situaciones que tienen que atravesar, se van transformando, adquiriendo mayor poder y volviéndose más violentos, siempre justificándose en la supervivencia y el cuidado hacia los demás. La construcción de los personajes está muy bien realizada, y al no tener tantas escenas de acción como solemos ver en las películas de catástrofes, todo el peso dramático recae en este punto.

Desde el comienzo podemos sospechar del accionar de algunos protagonistas, pero no tanto porque la cinta sea predecible, sino porque nos va dejando distintas pistas y rastros que nos van llevando por este camino hasta el punto de no retorno. Esto también va construyendo un clima lleno de tensión y suspenso, donde algunos personajes se encuentran en peligro, no solo por la situación a su alrededor, sino por quiénes son y las decisiones que van tomando que puede dejarlos en jaque.

Tal vez no está tan bien utilizado el recurso del flashback, que aparece cada tanto para darnos un pantallazo general sobre la vida anterior de ciertos personajes, que no se hace con todos ni en todo momento y no se siente tan necesario, sino por el contrario, tiende a sobre explicar algunas cuestiones que el espectador por sí solo se va a dar cuenta. Además, corta un poco el hilo narrativo que se venía dando.

La ambientación también es un punto a destacar. La ciudad de Seúl en ruinas es sumamente creíble y forma parte de la trama, no es solamente un escenario donde se desarrolla la historia, sino que es el factor principal por el cual el edificio donde viven los residentes se convierte en un botín de guerra preciado.

En síntesis, «Sobrevivientes: Después del terremoto» es una película de catástrofes distinta. Si vienen a buscar grandes destrozos y ver cómo los protagonistas van de un lado hacia el otro para resguardarse saldrán decepcionados. Pero si quieren ver algo mucho más profundo y ahondar en lo que sucede después de una tragedia sin dudas quedarán más que satisfechos, porque el film coreano aborda las miserias y generosidades humanas a través de personajes muy bien construidos y un clima lleno de tensión que va escalando hasta volverse violento. Una muestra más de la superioridad del cine coreano y que siempre busca ir más allá del entretenimiento y la superficialidad. 

Puntaje:

 

 

Tráiler:

 

Samantha Schuster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *