«Dark»: El ciclo sin fin

En el 2017 se estrenó la primera serie alemana original de Netflix que generó un gran revuelo. Si bien se la comparó previamente con «Stranger Things», «Dark» se distanció por su oscuridad y complejidad narrativa. Porque si bien tiene como trama central a los viajes en el tiempo, algo que se pudo ver en distintas obras, tanto televisivas como cinematográficas, esta producción supo aprovecharse de este recurso para generar misterio, confusión y sorpresa en el público.

Desde el primer momento «Dark» fue concebida como una trilogía, cuyo desenlace llegará en 2020. El viernes pasado se estrenó en la plataforma su segunda entrega que mantiene el mismo nivel que su antecesora, respondiendo algunos de los interrogantes planteados en la primera temporada y abriendo más preguntas para el futuro.

La primera entrega comenzaba con la desaparición de Mikkel Nielsen, uno niño de Wilden, un pequeño pueblo alemán, donde 33 años atrás había ocurrido un hecho similar. Es así como las familias más importantes del lugar se pondrán a disposición de encontrar al pequeño como también descubrir la verdad que se esconde detrás de este hecho. Entre medio tendremos tres líneas temporales (1953, 1986 y 2019), viajes en el tiempo de distintos personajes y grandes descubrimientos que sorprenderán al espectador.

Como ocurrió en dicha temporada, en esta oportunidad también se necesitará de un público activo, que recuerde los detalles pasados, los vínculos familiares y afectivos y que pueda seguir el hilo de los viajes temporales a través de las distintas líneas planteadas. Porque además de las tres que teníamos anteriormente, ahora se suma un escenario más a futuro y uno más en el pasado, en 1921, donde podremos ahondar más en el origen de uno de los personajes más misteriosos de la serie, Noah.

A pesar de que algunos descubrimientos pueden resultar obvios con el correr del relato, los mismos se sienten amenos y lógicos, como también existen otros imprevisibles que dejarán a más de uno con la boca abierta. Esto se debe a la buena construcción narrativa que realiza la serie, no solo en esta segunda temporada sino en toda su concepción por haberse pensado desde un inicio como una trilogía. Cada engranaje encaja en un espacio particular de la maquinaria para que todo funcione de la mejor manera.

Además de la historia efectiva, también debemos resaltar la construcción de los personajes, que ya estaban muy bien delineados desde el primer momento, pero que en esta segunda entrega le otorga mayor protagonismo a algunos de ellos. Ejemplo de ello son los adolescentes de Wilden que habían quedado un poco fuera de la trama central, ocupándose únicamente de situaciones paralelas, o a versiones de otros tiempos de personajes centrales durante la primera temporada. Solo se incorpora un nuevo rol, que encarna a un detective, con motivaciones personales que causará revuelo en un pueblo donde los secretos están bien guardados y todos se cuidan las espaldas. En esta línea también hay que destacar la labor del elenco. Ya habíamos subrayado la efectividad a la hora de realizar el casting, cuando hablamos del estreno en 2017, y conseguir actores y actrices muy parecidos entre sí para encarnar a las versiones de niños, adolescentes y adultos, pero cada uno de ellos supo otorgarle también su propia impronta y llevar a su personaje hasta los límites que requiere la historia.

Con respecto a los aspectos técnicos, siguen predominando la ambientación oscura y lúgubre, junto a canciones melancólicas, para crear el clima deseado para que se desarrolle esta historia de misterio, pero que también se permite profundizar en temas más complejos y existenciales como el determinismo o el libre albedrío.

En síntesis, la segunda temporada de «Dark» nos ofrece una historia que sigue creciendo, que nos brinda algunas respuestas pero también más interrogantes, que continúa sustentandose de la trama central pero que no la agota hasta el cansancio. Ofrece misterio, revelaciones, un buen clima y una gran construcción de personajes para que esperemos su resolución en 2020.

Tráiler:

 

Samantha Schuster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *