«María Marta: El Crimen del Country», un acercamiento ficcional a este crimen popular

En 2020 se estrenó «Carmel: ¿Quién mató a María Marta?», una serie documental de Netflix de cuatro capítulos que ahondaba en el caso de María Marta García Belsunce, a partir de testimonios de la familia, especialistas, abogados, periodistas, entre otros. Pero como este tipo de historias logra conmover a la sociedad y volverse un consumo bastante masivo, no faltó mucho tiempo para que se desarrollara una ficción sobre ella.

Es así como llegó «María Marta: El Crimen del Country» a HBO Max en julio de este año, que, a partir de dos líneas temporales ubicadas en 2002 y nueve años después nos brindan un acercamiento sobre el día en el que asesinaron a María Marta y todo lo que ocurrió después. El hilo conductor de la investigación son dos blogueras que creen en la inocencia de la familia y están haciendo todo lo posible para encontrar al culpable.

En primer lugar deberíamos decir que las opiniones que podamos tener sobre este producto van a variar bastante según si se vio el documental de Netflix previamente o no. Si el espectador conoce la historia con bastante detalle porque ya visualizó este contenido o bien porque viene siguiendo el caso hace 20 años a través de los medios o los juicios (que hace poco se retomó el juicio a Nicolás Pachelo) probablemente no se encuentre con nada novedoso o ningún dato extra para sumar. 

Esto no quiere decir que la serie no esté bien realizada, porque por el contrario, la misma logra atraparnos desde un primer momento y reconstruye los momentos más importantes de la historia pero no concluimos la experiencia con algún aprendizaje. Incluso, las pocas escenas que desconocíamos nos hacen dudar de si los hechos fueron realmente así o si es simplemente parte de la ficción, porque resultan un poco inverosímiles.

De todas maneras, a pesar de conocer lo que va a ir pasando en la historia (si es que ya lo sabemos), la serie consigue crear un clima de tensión e intriga constante que nos mantiene al borde del asiento. Tanto la ambientación como los actores nos hacen sentir que nadie está a salvo y cada giro narrativo impacta sobre su vida.

El casting está muy bien realizado, la mayor parte del elenco es muy parecida a las personas reales de la historia. Además realizan un buen trabajo actoral para ponerse en la piel de sus personajes. Tenemos un elenco de renombre, como Laura Novoa como María Marta, Jorge Marrale como Carlos Carrascosa, Carlos Belloso como Horacio García Belsunce, Esteban Bigliardi como John Hurtig, Ana Celentano como Irene Hurtig, Muriel Santa Ana y Valeria Lois como Belu y Juana las blogueras, Arturo Bonin como el padre Horacio García Belsuce, Mike Amigorena como el fiscal, Nicolás Francella como el vecino, entre otros. Salvo alguna que otra excepción todos ofrecen buenas y creíbles interpretaciones.

Los aspectos técnicos están más que logrados. La recreación de lugares como la casa o el country es idéntica a los que se nos mostraron en el documental. Se le prestó bastante atención a la composición de los escenarios, como también la fotografía y la banda sonora ayudan a terminar de componer el clima deseado.

Puede ser que el producto final sea un poco más tendencioso que el documental de Netflix, principalmente porque allí se contraponían los testimonios de los distintos implicados, sacando a relucir varias contradicciones para que el público sea finalmente quien determine el grado de inocencia o culpabilidad de cada uno de ellos. La cámara observacional nos permitía ser más objetivos. En este caso, tal vez la balanza se inclina más a favor de la familia.

En síntesis, «María Marta: El Crimen del Country» es una buena ficción argentina, que gracias a la buena composición de los personajes y de sus aspectos técnicos consigue atraparnos desde un primer momento. Probablemente si ya se conocía la historia en detalle pueda salir perdiendo en cuanto a falta de sorpresa o que no nos aporta nada demasiado nuevo a lo que ya sabíamos, haciendo que el documental de Netflix estrenado hace unos años tenga un poco más de valor y objetividad.

Tráiler:

 

Samantha Schuster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *