Top 5: Películas dirigidas por Wes Anderson

En cualquier rama del arte es difícil lograr un estilo característico. Todas las personas aspiran a alcanzar tal distinción, pero es un objetivo complicado de cumplir. Sin embargo, alcanza con ver solo una película de Wes Anderson para identificar los demás largometrajes que componen su obra. No hay que enfocarse en la escritura del guion que, si bien tiene cierta esencia de su persona, ya que también participa de la creación de éstos, los diagramó con Owen Wilson («Rushmore», «The Royal Tenenbaums») o Roman Coppola Moonrise Kingdom»). Además, el director adaptó líneas de Stefan Zweig The Grand Hotel Budapest») y un cuento de Roald Dahl Fantastic Mr.Fox»). Para distinguir una película de Wes Anderson, hay que observar. Sus films son tan agradables a la vista debido a su armado particular de sus paletas de colores en tono pastel u otros más intensos y, además, a la simetría que imprime en cada escena. Este no será un top, sino una lista de introducción para nadar en este mundo de belleza estética:

5) «The Royal Tenenbaums» (2001)

Esta película significó la primera nominación del director, aunque no por esa labor sino por la escritura del guion con Owen Wilson. Esta dupla nos trae la historia de una familia bastante excéntrica donde Gwyneth Paltrow (Margot), Ben Stiller (Chas) y Luke Wilson (Richie) encarnan a la hija y a los hijos de Etheline (Angelica Houston) y Royal Tenenbaum (Gene Hackman). Cada personaje tiene una característica particular y diferente entre su entorno familiar, que resultan en una familia disfuncional. Por diversos motivos, cada integrante tomó su rumbo específico en la vida. Luego de años sin verse, la vida encontrará a la familia Tenenbaum bajo el mismo techo una vez más.

En este largometraje, su toque característico se puede notar no tanto en la paleta de colores, sino en la simetría de las tomas. Si bien el guion y los personajes están bien planeados, con conflictos particulares que derivan en un humor algo negro, las historias se manejan de forma confusa y cuesta, en cierto punto, seguir la trama.

4) «Moonrise Kingdom» (2012)

Los elementos vintage se adueñan de esta cinta. Desde tocadiscos hasta brújulas, Anderson nos trae un producto donde se relata una intensa historia de amor juvenil. Edward Norton (Scout Master Ward) será el líder de un grupo de Scouts que sufrirán el escape de uno de sus integrantes. Por otro lado, la hija de Mrs. y Mr. Bishop (Frances McDormand y Bill Murray) también va a escaparse para ir al encuentro con aquel pequeño scout que se fugó. Bruce Willis (Capitán Sharp) será la persona designada para recuperar al chico y a la nena.

Acá sí puede observarse la estética Anderson: colores pastel seleccionados detalladamente, simetrías y escenas largas. Las actuaciones en esta película rescatan un guion especial, de intensidad amorosa y humor ácido. Si bien es una historia original, la trama es un porcentaje mínimo en comparación a lo estético de esta película: sirve como base para que el director pueda expresar la exquisitez de sus tomas y su belleza.

3) «The Grand Hotel Budapest» (2014)

Dos palabras definen a este largometraje: elenco y estética. La fotografía es para el recuerdo y el elenco, con Ralph Fiennes, Adrien Brody, Willem Dafoe, Tilda Swinton, entre otras personalidades, forman parte de este producto que cuenta la historia de Gustave H. (Fiennes), conserje de un hotel, y su compañero Zero Moustafa (Anthony Revolori). Paleta color pastel con preferencia por lo violeta, esta película es la más cómica de todas las de esta lista. Es el humor lo que la coloca en el tercer puesto de la misma.

2) «Fantastic Mr. Fox» (2009)

Se dejará de lado la adaptación realizada del cuento de Roald Dahl, ya que se podrá hablar de diversas cosas: su tono de color amarillo y naranja, las voces de los personajes y la técnica stop motion, la cual implementa en su nuevo largometraje «Isla de perros». Será el segundo puesto de la lista, pero tiene la primera ubicación estéticamente hablando. Aquí, se cuenta la historia de la familia de Mr. Fox y sus andanzas de ladrón que lo llevan a arrebatarle alimento de las granjas de tres poderosos y odiables hombres, cada uno con su particularidad.

1) «Rushmore» (1998)

Es la segunda película de Wes Anderson y ocupa el lugar no por la paleta de colores sino como totalidad. Narra la vida de Max Fisher (Jason Schwartzman) en el secundario, quien se enamora de una profesora de treinta años, Rosemary Cross (Olivia Williams). Además, se manejan múltiples hilos de historias simultáneas que se manejan con maestría, incluyendo personajes complejos con los que alguien se puede identificar fácilmente. Vale recordar que el director co-escribió este guión y es una película que se lleva indudablemente este primer puesto.

 

Con actores y actrices fetiches (Anjelica Houston, Bill Murray, Jason Schwartzman, entre varias personas más), con planos sorprendentemente reconocibles y una planificación minuciosa de una paleta de colores por película, Wes Anderson es un director que, con 49 años, promete seguir embelleciendo el mundo cinematográfico.

Franco Valente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *