Varys, el Consejero de los Rumores

Mucho hablamos sobre los personajes honrados y leales en “Game of Thrones”, la mayoría de ellos correspondientes a caballeros o consejeros. Sin embargo, si hay un personaje que solo supo serle leal a sí mismo este fue Varys, uno de los grandes maestros de la manipulación, cuyo poder es manejar información relevante deseada por muchos. Un hombre que fue cambiando de bandos según su propia conveniencia para preservar al reino.

Desde pequeño, Varys aprendió el oficio del ladrón, pero luego se dio cuenta de que lo más valiosos no eran los objetos sino la información. Es por eso que entrenó a niños huérfanos para tener una red de espionaje por todo Westeros y obtener así la mayor cantidad de datos sobre diversos actos y personajes, para poder conseguir lo que quería a través de la manipulación. De esta forma llegó a convertirse en el Consejero de Rumores del rey Aerys II Targaryen, ayudando a desenmascarar a los traidores y conspiradores, advirtiendo que Rhaegar Targaryen quería quedarse con el trono. Durante la rebelión de Robert, Varys trató de aconsejar al rey, en vano, y Baratheon se hizo cargo del reino. Varys fue indultado y continuó en su cargo como consejero, aunque secretamente siguió siendo leal a los Targaryen.

Durante la primera temporada, Varys ayudó a Ned Stark a investigar a los Lannister, debido a que él sabía que Cersei había intentado matar a Robert. Sin embargo no sirvió de mucho, debido a que Ned fue apresado y posteriormente asesinado, gracias a seguir los consejos de Varys, quien le dijo que debía declararse culpable para salvar a sus hijas. Con la muerte de Robert, Varys continuó como asesor de Joffrey, a quien logró manipular, haciendo echar a Ser Barristan Selmy, alegando que fue culpable de la muerte de su padre. Es así como Selmy desertó y se sumó a las filas de Daenerys (algo que Varys anhelaba). Asimismo, llegó a salvar a Gendry (bastardo de Robert) de que Cersei lo asesinara, haciendo que se incorpore a la Guardia de la Noche.

A lo largo de la serie, Varys generó una muy buena relación con Tyrion, ayudándolo a encontrarse con su amante Shae. Sin embargo, Cersei descubrió este vínculo, poniendo la vida de Shae en peligro. Es así como Varys le recomendó a Tyrion mandarla a un lugar más seguro, pero ella no quiso irse. Cuando Joffrey fue asesinado, Varys testificó en contra de Tyrion, aunque después lo ayudó a escapar cuando Jaime lo liberó y lo llevó a Essos adentro de una caja, ya que él tampoco podía volver a King’s Landing porque el escape fue de público conocimiento.

Cuando llegaron a Pentos, Varys le reveló a Tyrion su alianza con los Targaryen y es por eso que lo convenció de ir a Mereen para unirse a las filas de Daenerys para recuperar el Trono de Hierro. Sin embargo, en el camino se separaron. Mientras él siguió su rumbo, Tyrion fue secuestrado por Jorah Mormont. Cuando Varys finalmente llegó a destino, Tyrion ya estaba bien asentado en el poder junto a Daenerys, gobernando en su ausencia. Varys ofreció su red de espías al gobierno de Daenerys, descubriendo una insurrección en Mereen.

Durante la sexta temporada Varys volvió a los Siete Reinos para conseguir aliados para Daenerys. Su primera parada fue Dorne, donde Ellaria Sand había matado a Doran Martell en un acto de ira por no hacer nada en contra de los Lannister. Allí conformó una alianza con Ellaria y Olenna Tyrell, que buscaba vengarse de Cersei por la muerte de sus nietos. Lamentablemente, ninguno de estos dos aliados pudieron ser lo suficientemente poderosos para ayudar a la Madre de los Dragones, cayendo ante Cersei y sus socios.

Si bien Daenerys estaba agradecida con Varys por sus actos, sospechaba de él por su dudosa lealtad, ya que en el pasado apoyaba a los Lannister. Es así como Varys confesó que él no servía a ningún rey, sino que todo lo que hizo lo hizo por el reino. Daenerys lo entendió y lo perdonó, pero también lo amenazó con que si él la llega a traicionar en algún momento lo quemará vivo, una frase que últimamente viene resonando, ya que en este tiempo Varys comenzó a sospechar de las verdaderas intenciones de la reina y sobre la calidad de su estado mental. Con el bagaje de su padre, Varys teme que Daenerys realice cualquier acto en pos de obtener el trono. Es por eso cuando surge la posibilidad de que Jon se convierta en rey, Varys no duda en mantenerlo como una posibilidad, por más de que esto signifique la traición, ya que es un personaje que no busca el poder y que es querido y respetado por su gente; sería un buen gobernador.

Habrá que ver qué le depara a Varys en estos dos últimos episodios, pero no cabe la menor duda de que este personaje hará lo que esté a su alcance para poder servirle al reino y no embelesarse con ningún rey o reina. Si tiene que cometer una traición o si tiene que poner en riesgo su propia vida para conseguir a alguien más propicio para llegar al trono lo hará.

Samantha Schuster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *