25° BAFICI: «Después de Un Buen Día» de Néstor Frenkel (2024)

El director de «Todo el Año es Navidad» (2018), «Amateur» (2011) y «Buscando a Reynolds» (2004) nos trae un documental que intenta explicar el fenómeno detrás de «Un Buen Día» (2010), aquel film dirigido por Nicolás del Boca que se convirtió en una película de culto a través del consumo irónico.

Hay algo en el cine de Néstor Frenkel que podría emparentarlo a Errol Morris («The Thin Blue Line», «Gates of Heaven», «Tabloid»). Quizás sea el tono irreverente o el humor que presentan algunos de sus relatos más allá de la densidad/liviandad del tema retratado o por ahí tenga que ver con el recurso de que los testimonios o los interlocutores designados hablen por sí mismos y revelen sus verdaderas personalidades sin llevarlos a respuestas impostadas o alegatos manipulados.

«Después de Un Buen Día» continua en la línea de los documentales previos de Frenkel y se divide en dos grandes partes. Por un lado, intenta que varios de los involucrados del film «homenajeado», especialmente Enrique Torres (guionista del largometraje) y en menor medida Aníbal Silveyra, Andrea y Anabella del Boca, cuenten cómo fue el surgimiento del proyecto y la producción del mismo, al mismo tiempo en que se hace un breve repaso por sus carreras artísticas. Por otro lado, la segunda parte intenta explicar el surgimiento del culto alrededor de la obra, sus fans que comenzaron a juntarse y hacer proyecciones mensuales de «Un buen Día», teorías y grandes debates alrededor de la línea temporal de la historia y muchas otras cuestiones fundadas en ese gran séquito de entusiastas que surgieron por motivos muy diversos.

Lo interesante de la propuesta de Frenkel radica en que no ejerce ningún tipo de juicio valorativo sobre la película en cuestión y deja que se expresen al respecto tanto los responsables como los espectadores. «Es la The Room argentina», comenta uno de los entusiastas entrevistados. El director nos demuestra que ya sea por placer culposo, consumo irónico o amor a la obra en sí, el culto era genuino y el consumo real, generando una pasión que muy pocas películas nacionales poseen. Desde repetir los diálogos de memoria hasta hacer una «fan version» del relato original, los responsables de este fenómeno demuestran su desconfianza frente al amor recibido y también cierta frustración por el resultado del film. No obstante, Frenkel deja de lado todo tipo de sarcasmo posible para mostrar todo el abanico de emociones posibles que puede generar el cine.

«Después de un Buen Día» nos trae el escenario propicio para que Frenkel se divierta (y nos divierta) con los excéntricos «personajes» que suelen aparecer al frente de sus documentales, sin embargo, también da lugar a revalorizar al cine como acto creativo y a sus artistas sin ningún tipo de tapujo ni ironía. Otra gran adhesión a su impecable filmografía.

«Después de un Buen Día» forma parte de la sección Trayectorias del 25° BAFICI y se puede ver el domingo 21 a las 14.10 hs o el lunes 22 a las 17.10 hs en el Cinépolis Houssay (Sala 1).

Puntaje:

 

 

Tráiler:

 

Martín Goniondzki

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *