25° BAFICI: «MMXX» de Cristi Puiu (2023)

El director de «La noche del señor Lazarescu» (2005) nos trae su más reciente trabajo que funciona como una especie de experimento y a la vez como un caleidoscopio que nos muestra diferentes historias situadas durante los inicios de la pandemia en Rumania contemporánea.

Generalmente los films episódicos o separados en distintos relatos suelen tener un problema que se circunscribe al mismo formato elegido. Es decir, algunos episodios serán «mejores» o más interesantes que otros, logrando un resultado desparejo que ocasionan que el espectador tome cierta distancia. «MMXX» (título que remite al año del inicio de la pandemia en números romanos) no es la excepción a la regla, aunque el director rumano consiga mantener cierto interés gracias a la conexión, a veces directa otras veces más delgada, entre los distintos segmentos.

El largometraje inicia con Oana Pfifer, una joven terapeuta que se prepara para recibir a una paciente. Ambas se embarcarán en una sesión poco convencional en la que Oana le realizará una serie de preguntas las cuales su interlocutora deberá responder con una escala del 1 al 5. A medida que avanza este capítulo iremos vislumbrando la odiosa personalidad de la paciente y cómo la terapeuta lidia con la situación. El segundo segmento lo tiene a Mihai (hermano de Oana que aparece brevemente en el inicio de la película), preparando junto a su hermana lo que parece ser una cena familiar, en la que deja que su hermana haga la mayor parte de las cosas, sin demasiada intervención o interés por ayudar. La noche se verá interrumpida por un llamado que recibe Oana donde una conocida que atraviesa un embarazo es llevada a un hospital tras tener ciertos síntomas relacionados al COVID. El tercer relato lo protagoniza Septimiu, el marido de Oana, que parece en el periodo de descanso en el medio de su trabajo en la guardia de un hospital. En ese contexto, el susodicho escucha sin demasiada atención una extraña historia en la que se vio involucrado un compañero de trabajo. Por último, el cierre del film lo comprende un capítulo donde Narcis Patranescu, inspector del área de crimen organizado, se enfrenta a una inquietante y oscura historia mientras interroga a una joven durante un funeral.

Puiu intenta reflejar el tedio y la «nueva normalidad» que rigió en el primer año de la pandemia por medio de historias que van variando su nivel de interés, pero siempre manteniendo una rigurosidad en la forma en la que están narradas. Algunos segmentos (el primero y el tercero) están contados en plano secuencia (los otros dos segmentos también tienen planos extensos que no duran la totalidad del segmento, pero aun así le dan esa sensación de «tiempo real») y se apoyan dramáticamente en los intérpretes que están muy bien dirigidos por Puiu.

Probablemente no estemos ante la película más relevante de su carrera, sumado a esa cuestión despareja de los films episódicos antes mencionada, no obstante, y habiendo ya varios relatos pandémicos que intentaron reflejar aquel extraño y complejo periodo de nuestra historia moderna, Puiu logra darnos una mirada atractiva y convincente de la sociedad rumana, su idiosincrasia, así como también la forma en que se desenvolvieron ante la adversidad. Un relato humano que se beneficia de la madura y emotiva mirada de su autor.

«MMXX» forma parte de la sección Trayectorias del 25° BAFICI y se puede ver el lunes 22 a las 17.20 hs en el Centro Cultural San Martín (Sala 1), el miércoles 24 a las 14.45 hs en la Sala Lugones o el viernes 26 a las 18.50 hs en el Cinépolis Houssay (Sala 4).

Puntaje:

 

 

Tráiler:

 

Martín Goniondzki

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *