25º BAFICI: «Calladita» de Miguel Faus (2024)

Luego de realizar su corto titulado «Calladita» y que fuera adquirido por HBO para transmitirlo en su plataforma norteamericana, Miguel Faus decidió continuar esta idea en un largometraje que resulta ser su ópera prima.

«Calladita» se centra en Ana (Paula Grimaldo), una empleada doméstica colombiana que viaja con la familia española para la cual trabaja a su mansión en Costa Brava para pasar el verano. Mientras ellos descansan y disfrutan de la pileta, las fiestas y los paseos en barco, ella deberá lidiar con una casa más grande para limpiar. Pero se lo toma con calma, porque no deja de ser el trabajo que le va a permitir conseguir sus papeles y el dinero necesario para mantener a su familia en Colombia. Sin embargo, las cosas se van a ir complicando y cuando vea que su objetivo se va alejando cada vez más, empezará a cambiar su actitud.

A veces pasa que los cortometrajes transformados en largos terminan sintiéndose estirados o que no hay demasiado por contar, pero este no es el caso, sino que encontraron la manera de trabajar la trama y brindarnos un film entretenido y atrapante. A medida que avanza la historia el relato se va volviendo cada vez más tenso, generando la sensación de que en cualquier momento algo va a pasar. Tal vez por eso el final nos resulta correcto aunque no explosivo, porque este clima de tensión ascendente que vamos percibiendo nos crea la expectativa de que vamos a tener una conclusión más potente y grave y luego no termina sucediendo del todo. De todas maneras, se vuelve impredecible y sorprende más de lo que podríamos prever como espectadores porque no sigue una fórmula establecida.

«Calladita» realiza una crítica a las clases sociales altas, su superficialidad (nuevamente, como en otras obras del estilo, el arte materializa este concepto de interés por la belleza millonaria pero sin profundidad), su manera de ver la vida y tratar a los demás; como también muestra la otra cara de la moneda: las personas que en su propio país no pueden prosperar y deben migrar para buscar un futuro mejor. Cuando ambos universos se mezclan, existen algunos momentos bastante tensos e incómodos entre los distintos personajes.

Quienes encarnan a la familia millonaria hacen un buen trabajo para retratar las bajezas humanas y ese choque social y cultural a través de distintas personalidades: el matrimonio (Ariadna Gil y Luis Bermejo) que busca cuidar las formas frente a los demás, el hijo (Pol Hermoso) que solo busca divertirse y que la involucra a Ana en sus charlas pero de manera despectiva y sexualizante y la hija (Violeta Rodríguez), que tal vez es la más educada y simpática de ellos, que la utiliza como fotógrafa para sus posteos de influencer en las redes sociales.

Pero sin dudas la película gira en torno a Ana y Paula Grimaldo, quien está casi siempre en pantalla, realiza una lograda transformación de su personaje, desde una joven tímida, cumplidora y que se aguanta todo lo que sucede alrededor por un deseo mayor hasta sentirse dueña de la casa y no dejar pasar situaciones de acoso o malos tratos. Se lo ve tanto en su actitud como en sus gestos corporales, que va teniendo una postura cada vez más plantada y determinante. En este sentido, existe otro personaje, el de Gisele, otra empleada doméstica que trabaja en la casa vecina, que detona este comportamiento y planta la semilla de que no todo es como le cuentan y que puede existir una vida más allá que trabajar para mandarle dinero a su familia.

Los aspectos técnicos cumplen con creces, desde la ambientación de la mansión de lujo, pasando por una banda sonora que acompaña muy bien las distintas situaciones, hasta la fotografía que prioriza los colores vívidos y brillantes.

Si bien puede que nos prepare para un final explosivo, que no termina sucediendo, «Calladita» es una buena radiografía sobre el comportamiento de las clases sociales más altas, como también del esfuerzo que tienen que hacer personas de determinados países o estatus económico para conseguir un futuro mejor. Con una buena actuación del elenco, un desarrollo atinado de la protagonista y un clima de tensión constante, la ópera prima de Miguel Faus nos deja más que satisfechos.

«Calladita» forma parte de la sección Óperas Primas del 25º BAFICI y se puede ver el jueves 18 a las 18.35 hs en el Cinépolis Houssay (Sala 2), el sábado 20 a las 17.30 hs en el Cinépolis Houssay (Sala 2) o el domingo 28 a las 21.15 hs en el Gaumount (Sala 2).

Puntaje:

 

 
Tráiler:

 

Samantha Schuster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *