Crítica de «Algo se enciende» de Luciana Gentinetta (2021)

Anahí Benítez, una joven de 16 años, desapareció el 29 de julio de 2017, luego de haber salido de su casa de Parque Barón en Lomas de Zamora. Si bien su familia y amigos hicieron la denuncia y se movilizaron rápidamente, el 4 de agosto se encontró su cuerpo. Uno de los acusados de haberla secuestrado, violado, drogado y asesinado, Marcos Esteban Bazán, dueño de la casa donde estuvo cautiva la joven, fue condenado a prisión perpetua; mientras que el otro imputado, Marcelo Villalba, había sido declarado que no estaba en condiciones para comprender el proceso en su contra, algo que posteriormente se revirtió pero todavía no fue juzgado.

«Algo se enciende», la ópera prima de Luciana Gentinetta, toma el caso de Anahí Benítez, pero no para retratar su desaparición en detalle, sino para enfocarse más en cómo sus compañeros de escuela lucharon para encontrarla, en cómo tuvieron que volverse adultos de la noche a la mañana y transitar un duelo siendo tan chicos.

A partir de entrevistas a amigos de Anahí que movieron cielo y tierra para tratar de encontrarla o de obtener alguna respuesta por parte de las autoridades, material de archivo de los medios de comunicación (donde se pone el ojo en la morbosidad y mala cobertura del caso) o imágenes de las marchas, el documental va reconstruyendo las vivencias de estos chicos, desde sus primeras reacciones, hasta la decisión de tomar cartas en el asunto y la forma de encauzar sus emociones.

Todos se desenvuelven muy bien frente a las cámaras, con mucha madurez, convicción y sensibilidad, algo que tuvieron que aprender como consecuencia de lo que vivieron durante los últimos años. A través de sus palabras y sus gestos transmiten valentía, lucha, impotencia, necesidad de justicia, desesperación, entre otras cuestiones, y se nota esa llama encendida a la que el título hace referencia.

Además, la película hace mucho hincapié en el arte como canalizador del duelo y la angustia, como también una manera de mantener viva la memoria de Anahí, que se la relacionaba con el dibujo y la pintura.

No es un dato menor que la directora es ex alumna del colegio al cual fue Anahí, la Escuela Nacional Antonio Mentruyt (ENAM), estableciendo una conexión profunda con la institución que sirvió de marco para la lucha y que contuvo a estos adolescentes durante su peor momento.

En síntesis, «Algo se enciende» es un interesante documental que no busca centrarse en los detalles de un femicidio sino abordar el tema desde la fortaleza y el crecimiento de sus compañeros que no solo muestra el compromiso de la sociedad sino también marca las falencias de aquellos que deberían hacerse cargo de que esto no pase y difundir la información de forma responsable. Una historia que te interpela, te emociona y te hace reflexionar.

Puntaje:

 

 

Tráiler:

 

Samantha Schuster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *