Crítica de «Retiros (in)voluntarios» de Sandra Gugliotta (2020)

El 2 de julio de 2008 un hombre de 53 años llamado Jean-Michel fue arrollado por un tren en Saint-Lyé, un pueblo de 3.000 habitantes ubicado al este de Francia. Nadie supo bien si fue un suicidio o un accidente, aunque la mayoría de la gente que lo conoció lo atribuyó a una depresión amorosa que tenía. Sin embargo, en realidad estaba relacionado con su trabajo en la empresa France Telecom. Y tanto él, como otros, no encontraron una salida al abuso laboral que sufrieron.

Libremente inspirada en «La privatización de los cuerpos» de Damián Pierbattisti«Retiros (in)voluntarios» es un documental que busca generar un paralelismo entre lo ocurrido en Francia hace algunos años con la privatización de ENTEL en Argentina en la década del ‘90. En ambos casos, los trabajadores tuvieron que soportar cambios en su trabajo cotidiano, no tener asignadas tareas y una serie de mecanismos por parte de las empresas y sus empleadores para que los mismos dejen su puesto sin la necesidad de despedirlos.

A través de distintos testimonios, tanto de franceses como de argentinos, la directora va hilando las diferentes historias para presentar un contexto mayor. Lo que comienza como algo aislado termina relacionándose con una gran cantidad de casos similares que desembocaron en suicidios. Es así como accedemos a entrevistas con familiares, víctimas del mismo abuso que lograron salir del sistema, abogados y delegados. Muchas de ellas son desgarradoras y podemos sentir la emoción, el dolor y la impotencia de cada uno mediante sus palabras y sus gestos. Por momentos, Gugliotta decide filmar únicamente sus caras, preparadas para comenzar a hablar, que en varias oportunidades dicen mucho más que sus diálogos.

Se nota que hubo un importante trabajo de producción y de investigación, no solo por el viaje a Francia, sino por la calidad de las entrevistas y de los entrevistados, personas que de primera mano podían atestiguar lo sucedido en ambos casos.

Pero también esta historia global se relaciona con la propia vida de la directora, ya que su padre fue una de las víctimas de los retiros voluntarios de Argentina, y que, a pesar de no llegar a una solución tan extrema, vivió varios años con secuelas. Es así, como por momentos la película se vuelve más personal e íntima.

En síntesis, «Retiros (in)voluntarios» es un documental que logra realizar un paralelismo entre casos franceses y argentinos para mostrarnos las consecuencias del abuso laboral y cómo muchas empresas tratan a sus trabajadores. Con una puesta más convencional, una gran cantidad de testimonios valiosos y un buen trabajo de producción, la directora consigue emocionarnos e indignarnos por igual.

Puntaje:

 

 

Tráiler:

 

Samantha Schuster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *