Crítica de «Paternidad» de Paul Weitz (2021)

«Todo lo que veo me recuerda a ella»…

¿Qué es ser padre? Ser padre es mucho más que tener un hijo… es comprender que el amor es más de lo que se puede expresar con palabras.

Netflix nos trae esta comedia dramática y emotiva, cuya historia representa el verdadero significado sobre la paternidad. Dirigida y coescrita por Paul Weitz («Little Fockers», «About a Boy»), «Paternidad» está basada en la vida real de Matthew Logelin de 2011 como se cuenta en su libro, «Los Besos de Maddy». Está protagonizada por Kevin Hart, a quien estamos acostumbrado a verlo en comedias, mientras que acá explora su lado más sentimental.

«Paternidad» («Fatherhood») se centra en un padre, Matt (Kevin Hart), un ingeniero técnico de Boston, que cría a su hija tras sufrir la pérdida de su mujer,  Liz (Deborah Ayorinde), justo el día después de que ésta diese a luz.

La película habla sobre la responsabilidad que deben tener los padres durante la crianza, quienes tienen que crear un ambiente de amor y respeto, porque los hijos necesitan que estén dispuestos a ser la mejor versión de sí mismos. Ser conscientes, estar conectados y comprometidos, abiertos a aprender, e incluso a cambiar y evolucionar…

Con una trama simple y pasajes certeros, la película logra desmenuzar muy bien la verdadera paternidad, los vínculos familiares y los lazos de amor. Una historia habitual y delicada pero colmada de frescura, que muestra el proceso de sobreponerse a la pérdida. Esa responsabilidad de la figura paterna, que debe cumplir ambos papeles madre/padre solo para criar a su hija. A pesar de todas las dificultades, es una experiencia dura que se torna maravillosa. Ante el escenario genuino que nos muestra el film, los momentos dramáticos son correctos sin exceder ni abusar de los recursos y los elementos del clímax son tan naturales como eficaces.

El desempeño de Kevin Hart en su papel es absolutamente acertado. El actor se pone en la piel de un hombre que se pregunta ¿y si no puedo con todo?. Vemos a un Hart apartado casi en una totalidad del terreno cómico, pero abarca el dramatismo con una gran efectividad, sorprendiendo en su personaje, ante un género del cual no estamos acostumbrados a verlo.

La película logra lo que se propone hacer: mostrar a los hombres creciendo en su humanidad, comprometidos a hacer todo por su cuenta, junto al alto concepto de un hombre y un bebé. La dinámica entre Kevin Hart y Melody Hurd es increíble. A lo largo de la cinta podemos ver el paso del tiempo, la conexión, de qué manera surge, y crece entre ambos, cómo Matt aprende más mediante la sabiduría y pureza de su hija respecto a la vida y al amor, desde un espacio de libertad y menos egoísmo. Un guion eficiente, ameno, con algunos golpes de humor perfectos sin propasarse. Con los ingredientes justos de emotividad, en «Fatherhood» nada falta ni nada sobra, todos los componentes son la medida necesaria para este drama/comedia que llega al corazón.

En síntesis, «Paternidad» es un agradable relato, sensible y emotivo de un hombre que afronta un gran reto, plasmando perfectamente todos aquellos pensamientos y sentamientos más frecuentes en esas situaciones ante la pérdida física de la persona amada: los miedos, lo nuevo y lo desconocido que deberá hacer frente para criar a su hija después de un incidente devastador.

Puntaje:

 

 

Tráiler:

 

Noelia Giacometto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *