Crítica de «Valerian y La Ciudad de los Mil Planetas» de Luc Besson (2017)

«Valerian» inspiró a «Star Wars». «Star Wars» inspiró al resto de la humanidad. Todo intento de equiparar algún tipo de influencia se iba a quedar corto, sea tratando de igualar lo indescriptiblemente cautivante del universo creado por George Lucas o alcanzar el nivel inconmensurable de inspiración que provocaron los cómics de «Valerian et Laureline», la obra original en la que se basa esta última odisea de ciencia ficción dirigida, guionada y producida por Luc Besson («Léon, El Perfecto Asesino», «El Quinto Elemento»).

Este fue sin dudas el mayor reto de su larga y exitosa carrera: autofinanciar la película independiente más cara de la historia, entrando en las 30 presupuestos más grandes del cine. Y no solo eso, sino que se trataría de una adaptación del cómic más importante de su infancia, con una importancia cultural mucho más grande que su limitada presencia en la conciencia colectiva podría sugerir. Toda su carrera lo llevo a encontrarse en la posición de hacer esta película, y el éxito de la misma equilibraría la balanza para alentar o condenar toda aspiración europea por luchar codo a codo con los blockbusters de Hollywood. Tranquilo, sin presiones.

Para tamaña tarea el inicio es más que importante, por lo que el film decide no dejar nada librado al azar y tiene tres comienzos muy claros para arrancar las cosas. Primero tenemos una muy breve introducción sobre el camino de la humanidad para convertirse en el centro de la meca cultural más importante de la galaxia, luego una hermosa secuencia ejemplificando una de las miles de culturas alienígenas, así como también las temáticas emocionales del film, y finalmente, la introducción de los personajes principales con una de las tantas increíbles secuencias de acción. Lejos de ser negativo, este arranque por etapas nos deja sabiendo todo lo necesario para disfrutar el resto: que Valerian y Laureline son dos agentes especiales encargados para proteger el bienestar de la titular Ciudad de los Mil Planetas, hogar habitado por incontables razas y culturas tan únicas como valiosas. Una lástima que a la película le cuesta mantener el nivel de este primer acto durante el resto de las 2 horas.

Con tan solo la primer hora de película resulta muy fácil la recomendación, y si estas leyendo para saber si vale la pena: no dudes que sí. Pero la realidad es que en la segunda mitad de la historia, los enredos comienzan a sentirse mucho más como un rejunte de incompletas aventuras, y la película pierde la justeza y hasta perfecta medida de la que gozaba en la primera mitad. Se vuelve evidente que las ambiciones artísticas y de producción hicieron que el producto termine sufriendo. Por suerte Besson es un maestro, y su dirección se asegura de que sean pocos los momentos en que la audiencia llega a sufrir demasiado. El mayor pecado de la segunda mitad es ser inferior a la primera, pero el mal sabor de boca final no termina de manchar todo lo bueno que tiene el film.

A pesar de todo, por momentos «Valerian» pone en vergüenza a cualquier producción salida de la cinta transportadora de Hollywood, con destellos que merecen estar entre lo mejor del cine de ciencia ficción y seguramente queden en el recuerdo de cualquiera independietemente de su opinión sobre el resto de la cinta. Tan imperfecta como valiosa, un placer aguantar unos cuantos resbalones para poder disfrutar todo lo que ofrece.

Esta es una historia con mucho corazón, algo asegurado en los trabajos del francés. Lo bueno es que aparte de ello se trata de la adaptación de uno de los universos más ricos de la ciencia ficción, llevado a la pantalla por uno de los directores que mejor logran combinar lo humano con lo espectacular.

Puntaje:

Tráiler:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *