«Stranger Things», un final a la altura de la cuarta temporada

A fines de mayo se estrenaron los primeros 7 episodios de la cuarta temporada de «Stranger Things», la cual resultó ser mucho más oscura que su predecesoras, con un gran despliegue visual y subtramas bastante interesantes. Este viernes se estrenaron los últimos dos, que tienen una duración de un poco más de hora y media el primero y casi dos horas y media el segundo.

El séptimo capítulo nos dejó con varios cliffhangers: Eleven descubre que fue ella quien creó el Upside Down enfrentándose a One; Nancy quedó atrapada en una de las visiones de Vecna, mientras el resto de los jóvenes de Hawkins estaban tratando de descubrir qué era lo que pasaba; y en Rusia lograron rescatar a Hopper de una prisión llena de demogorgons. Ahora será tarea de todos tratar de acabar con Vecna y salvar al pueblo del caos. 

Al ser la conclusión de esta temporada, el ritmo narrativo no decae en ningún momento. Ambos episodios están llenos de tensión, acción y emoción, encontrando el justo equilibrio entre los momentos más dinámicos y aquellos en los que se detienen a profundizar un poco en los sentimientos de los personajes. Las piezas del rompecabezas se van situando en su lugar, por eso cada una de las subtramas es interesante e importante, a diferencia de la parte anterior donde algunos instantes podían resultar un poco aburridos o intrascendentes.

Algunos de los personajes como Mike y Will, que no tuvieron tanto protagonismo previamente cobran un poco más de relevancia en esta continuación, siendo Mike el motor de la lucha y quien motiva a Eleven a seguir peleando; y con Will se permiten explorar un poco más su identidad, además de adelantar lo esencial que será en la próxima entrega, ya que sigue conectado con Vecna. De todas maneras, personajes como Max, Eleven o Eddie son quienes llevan adelante la mayor parte de la trama, poniéndose en el ojo de la tormenta para tratar de salvar a sus amigos a todo Hawkins.

Los personajes están en peligro en todo momento, algo que nos importa y nos interpela, porque logramos conectar emocionalmente con ellos y nos brindan una sensación de inestabilidad a futuro. Cualquier cosa puede pasar, cualquier protagonista puede morir. Quedará en cada uno creer si la resolución fue acorde o simplemente un golpe de efecto pero al menos se animaron narrativamente a sacar a todos de su comodidad.

Existen algunas escenas muy épicas, donde se destacan los efectos especiales, la construcción de las criaturas y mucho despliegue de producción y de los escenarios en los que se desarrollan las distintas situaciones. Permite que los protagonistas pueden luchar contra los demonios externos pero también los internos, el aprender a no huir y a confiar en las habilidades de uno mismo.

El final deja la puerta abierta a lo que será la quinta y última temporada de la serie, con un panorama desolador, en donde parece que lograron vencer al enemigo pero en realidad solamente se encuentra dañado, esperando para volver a atacar. Todo está dado para que la próxima entrega sea descomunal, tanto a nivel visual como narrativo.

En síntesis, los dos últimos episodios de la cuarta temporada se encuentran a la altura de lo que fuimos viendo en esta entrega. Un tono más oscuro, un ritmo dinámico plagado de suspenso, tensión y acción, pero también con momentos dedicados a la reflexión interna y a la emoción. Un grupo de personajes queribles, en un peligro constante, que te hacen sentir parte de la historia. 

Ya vemos la luz al final del camino y esperemos que la próxima temporada siga en este nivel, brindándonos una conclusión que cierre de manera correcta este viaje un poco irregular por momentos pero siempre creativo e impactante.

Tráiler:

 

Samantha Schuster

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *