«Trying», lo que podemos lograr con esfuerzo y amor

Con todo lo que estamos viviendo hace más de un año, muchas veces es necesario recurrir a la ficción para distraernos o sentirnos un poco mejor. Varias series de los últimos tiempos cumplen con este propósito. Una de ellas es «Trying», producción británica de Apple TV+ que en 2020 tuvo su primera temporada con 8 capítulos de media hora y este año volvió con su segunda entrega que terminó el viernes pasado.

«Trying» se centra en la pareja de Nikki y Jason, que está muy entusiasmada con tener un hijo. Sin embargo, por cuestiones biológicas esto no será posible. Es así como recurren a la adopción como una herramienta para cumplir su sueño. A lo largo de las dos temporadas, veremos cómo se inician en este largo y arduo proceso y cómo lo transitan con altibajos pero mucho compromiso y esfuerzo.

Como decíamos al principio, «Trying» es una de esas series que parten de una premisa seria y dramática para abordar desde un costado ameno, divertido y sincero todas las problemáticas por las que tienen que atravesar los protagonistas. La misma reflexiona sobre la maternidad/paternidad, la adopción y las trabas burocráticas, los deseos personales, las inseguridades y los mayores miedos, las cualidades que debería tener una madre o un padre, entre otras cuestiones.

La serie logra equilibrar de una buena manera los momentos más graciosos o hilarantes con gags que funcionan en casi todas las escenas, con instantes más reflexivos y que apelan a los sentimientos, generando ternura en el público.

La buena química que existe entre sus actores principales y la construcción cálida y honesta de los protagonistas hacen que podamos empatizar con ellos y transitar por las mismas sensaciones. Es necesario destacar la labor que realizan Rafe Spall y Esther Smith al ponerse en la piel de sus personajes. Nikki es más optimista y se esfuerza más de lo necesario, mientras que Jason es más terrenal y consciente, formando una dupla equilibrada para llevar adelante todos los problemas que deben afrontar. Algunos personajes secundarios están más desarrollados que otros, pero se nos muestran lo suficiente para que puedan aportar gracia al programa y permitir que los protagonistas se luzcan.

Los aspectos técnicos están muy bien construidos. La banda sonora apela al optimismo y a la emoción en todo momento, acompañando de buena manera a las distintas escenas. Lo mismo ocurre con el vestuario y la puesta en escena; todo termina transmitiendo positividad y una buena sensación.

Con una tercera temporada ya confirmada por parte de Apple TV+, «Trying» es una de esas series a las que debemos aferrarnos durante los tiempos que corren. Es de aquellas producciones que logran cambiar nuestro humor y brindarnos esperanza y optimismo en un mundo lleno de oscuridad e incertidumbre. Tomando como punto de partida una trama seria y dramática, «Trying» consigue conquistarnos gracias a un guion hilarante y tierno a la vez y protagonistas que transmiten carisma.

Tráiler:

 

Samantha Schuster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *