«Yo Nunca», una tercera temporada que evoluciona con pasos sólidos

Basada ligeramente en las vivencias de la juventud de Mindy Kaling («The Office», «The Mindy Project»), volvió a Netflix la serie «Yo Nunca» («Never Have I Ever») con su tercera temporada. Una entrega que sigue evolucionando de buena manera con su historia y que le otorga mayor madurez a sus personajes.

En estos 10 capítulos de media hora, «Yo Nunca» sigue ahondando en la vida de Devi, ahora como la novia oficial de Paxton, uno de sus mayores anhelos. Sin embargo, ella sentirá el peso de las miradas de los demás compañeros y de que tal vez no sea suficiente para una figura tan popular como él. Eso la llevará a dudar de todo debido a su inseguridad y baja autoestima, generando peores momentos para todos. Además, otros personajes entrarán en juego para complicar la historia.

Al igual que en las entregas anteriores, en esta oportunidad seguiremos teniendo una gran cantidad de situaciones hilarantes que pondrán a Devi a prueba para convertirse en una persona adulta y la llevarán a tener que tomar distintas decisiones en base a su experiencia y sus deseos a futuro. Esto hace que la historia se vuelva divertida y amena en todo momento, ahondando en temas adolescentes como las relaciones, los primeros pasos en el amor y las responsabilidades que uno va adquiriendo a medida que crece.

Esto no solo lo abordamos a partir de la figura de Devi, sino que esta temporada también le da el espacio necesario para que los personajes secundarios continúen desarrollando sus problemáticas, como la prima que quiere independizarse de su familia y no dejar que se involucren en su vida amorosa; sus amigos y amigas que también tienen sus conflictos personales y estudiantiles o la madre que trata de salir adelante y rehacer su vida. Por momentos, también se recupera un poco la historia del padre que estaba un poco dejada de lado. Este mayor desarrollo y profundización le otorga un halo de madurez a los distintos personajes que van creciendo y decidiendo qué quieren para su futuro. Todos evolucionaron de una buena manera y están en un mejor lugar del que empezaron allá por la primera entrega.

Además de los personajes que ya conocemos, se sumarán nuevos roles que servirán como obstáculos amorosos y para profundizar en la cultura hindú, como también se les dará más importancia a algunos que ya habíamos tratado anteriormente, como a los amigos de la pareja principal. Estas idas y vueltas permitirán que la trama se vuelva bastante impredecible, con varios giros que nos van a sorprender.

Tranquilamente el final de temporada podría haber servido como una conclusión de la serie, ya que todos los personajes llegaron a su máximo esplendor, transitaron distintas vivencias y aprendieron de todas ellas. Sin embargo, tenemos confirmada una cuarta temporada para seguir ahondando en el último año de estos estudiantes.

Una serie divertida, amena, conmovedora que siempre es agradable de ver, porque trata conflictos adolescentes desde otro costado. Veremos qué le deparará la vida a Devi y al resto de sus compañeros en la continuación de «Yo Nunca» pero confiamos en que siga evolucionando de una buena manera.

Tráiler:

 

Samantha Schuster

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *