“Anomalía” (2016): Miniserie suiza de intriga, alucinaciones y hechos inexplicables

Un choque conflictivo entre ciencia y creencia, suspenso, más un poco de miedo. Este es el contexto en el que se desarrolla «Anomalía», la serie de género fantástico escrita por la chilena Pilar Anguita-MacKay y protagonizada por la actriz alemana Natacha Régnier, la cual tuvo lugar en 2016, con ocho episodios de pura tensión. Fue filmada en Suiza y hablada en francés. La misma llegó al canal Europa Europa, estrenada el 29 de mayo (se emite todos los martes a las 22:00 hs). Una producción que rompe fronteras para zambullirse en el mágico mundo de lo sobrenatural.

La historia se centra en Valérie Rossier (Natacha Régnier), una joven neurocirujana de éxito, ahora separada, quien regresa a su pueblo natal con su hijo Lucas, para incorporarse a la clínica privada más prestigiosa del país dirigida por su antiguo profesor Wassermann (Didier Bezace). Poco a poco, la Dra. va descubriendo los secretos que alberga la clínica, así como los recuerdos traumáticos de su infancia que creía olvidados y que la llevan a un gran conflicto entre la ciencia y la creencia. A medida que se instala en su nueva vida, extraños sucesos conspiran para revelar su verdadera herencia, así como también la historia trágica de su familia.

«Anomalía» transcurre en dos líneas temporales, que se entrecruzan constantemente. Por un lado, los casos clínicos (uno por episodio) de un centro de neurocirugía de vanguardia, donde los robots están a punto de reemplazar a los médicos. Y, por el otro, los recuerdos de la infancia de la médica, las alucinaciones y todo el mundo de lo “paranormal”.

En «Sexto sentido», Haley Joel Osment le decía a Bruce Willis una frase que quedó en el imaginario del cine de los ‘90: “I see dead people” (“Veo gente muerta”). Aquí también hay apariciones, pero no conviene contar más. El argumento no resulta nada descabellado, teniendo en cuenta que en Suiza aún es frecuente la consulta a los “guérisseur” (curanderos).

Una fabulosa ambientación en los paisajes nevados del valle de la Gruyère, la serie tiene un hilo conductor con el misterio principal que afecta a la protagonista y a su hijo, cada episodio tiene un caso clínico de neurocirugía de vanguardia, que sirve como referencia para ir avanzando la historia, donde se utilizan técnicas pioneras en las operaciones del cerebro humano.

La factura técnica es impecable, con un modo narrativo norteamericano, que ha logrado recorrer varios festivales televisivos europeos, teniendo un éxito notable en la televisión suiza y ha sido adquirida por diversas televisiones francófonas, interesadas en mostrar algo de ese país. Esto ha abierto las puertas a una segunda temporada, a partir de algunos hilos abiertos que ha dejado en su conclusión. Si son amantes de las series de misterio fantásticas, bien realizadas, les recomiendo que le echen un vistazo. Una serie fantástica en la encrucijada de la ciencia y las creencias.

Tráiler:

 

Noelia Giacometto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *