«Barrabrava», hasta dónde llega la pasión por el fútbol

El fútbol es una de las cosas que más caracteriza a los argentinos. Esa pasión que sentimos por un club, la camiseta y la historia. Es una tradición que pasa de generación en generación y que une tanto a la familia como a perfectos desconocidos que sienten lo mismo.

Hace poco se estrenó «Barrabrava», una serie de Amazon Prime Video que está compuesta por ocho episodios de menos de una hora. La misma se centra en César (Gastón Pauls) y el Polaco (Matías Mayer), dos hermanos que forman parte de la barra brava del Club Atlético Libertad del Puerto, la cual es liderada por El Tío (Gustavo Garzón). A partir de una fuerte interna, ambos son expulsados del grupo y deberán hacer lo posible por recuperar su lugar en el club, poniendo en riesgo su integridad, su vida, a su familia y su relación.

Suele suceder que las producciones argentinas se destacan cuando buscan retratar la marginalidad de la sociedad, como pasó con «Okupas», «Un gallo para Esculapio» o «El Marginal», para poner algunos ejemplos. Y esas temáticas no solo siguen siendo efectivas para atrapar al público, sino que además lo logran hacer a partir de historias de calidad, con un elenco a la altura y una buena ambientación.

«Barrabrava» entra sin dudas dentro de este grupo de series, incluso podemos notar cierto aire a todas ellas. Creada por Jesús Braceras («Estocolmo», «Monzón»), muestra de manera directa y sin tapujos la mafia que existe dentro de la barra, la búsqueda de poder, las negociaciones con la dirigencia y la policía, la venta de drogas, los trapitos y otros negociados. Todas cuestiones que existen en el saber popular pero que los que estamos afuera de ese mundo no podemos saber a ciencia cierta qué sucede y es impactante verlo reflejado de esta manera.

Pero además de interiorizarnos con ese apasionante y peligroso universo que rodea al fútbol, también se ahonda en cuestiones familiares interesantes. No solo podemos ver la lealtad a un club, a la barra o al dinero, sino también hacia la familia con vínculos muy fuertes.

A pesar de que los protagonistas son dos, Gastón Pauls y Matías Mayer, el elenco coral que lo acompaña también tiene lugar para desarrollar a sus personajes, por más pequeños que sean. Muchos de ellos también van creciendo con el correr de los episodios, permitiendo entender quiénes son los que los acompañan y a quiénes se enfrentan, y deshacernos de varios prejuicios o estereotipos. No solo son personas pesadas en el ambiente sino que también los humanizan: tienen vínculos que quieren preservar, anhelos y frustraciones. Además, ayudan a construir el lugar por el cual se mueven, que también hace a la historia.

Dentro del elenco podemos destacar a Violeta Narvay, que hace de la hija del Polaco que reaparece en su vida después de muchos años sin contacto, Mónica Gonzaga y Angelo Mutti Spinetta, como madre y hermano de los protagonistas, respectivamente, y Miguel Ángel Rodríguez y Neo Pistea como miembros de la barra. Todos hacen un muy buen trabajo y logran manejar distintos registros, desde la violencia, el fanatismo o la inconsciencia en momentos de acción hasta el drama y la sensibilidad en instantes más íntimos o emotivos, donde también nos permiten empatizar con ellos.

La serie presenta un clima de tensión constante, donde nunca sabemos qué puede pasar ni si los personajes van a estar a salvo. Además, la sorpresa y el impacto están presentes en varios momentos, dejándonos con más ganas de seguir viendo los capítulos.

Tanto la ambientación de los barrios humildes y el club como el manejo de cámara están muy bien logrados, haciendo que se destaque no solo la historia y su elenco, sino también su producción y dirección.

Todavía no sabemos si habrá una segunda temporada, aunque su final así lo indicaría. Lo que sí sabemos es que «Barrabrava» es una muestra más de que la ficción de calidad argentina existe y se encuentra principalmente a la hora de retratar parte de nuestra sociedad, sobre todo los universos más populares y marginales. Una profundización al mundo del fútbol y de las barras, como también a las familias con conflictos cotidianos. Una historia muy completa que nos atrapa y nos emociona, gracias al compromiso y buen trabajo del elenco, el desarrollo de los personajes, una lograda puesta en escena y unos giros narrativos que nos mantienen aferrados a la pantalla.

Tráiler:

Samantha Schuster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *