«Jury Duty», un reality show sorprendente

Cada tanto nos encontramos con series de televisión distintas y originales. El año pasado habíamos visto «The Rehearsal», un docureality donde un hombre busca exponer a distintas personas a diversos escenarios para resolver sus conflictos y termina reflexionando sobre lo que nos hace ser seres humanos; mientras que este 2023 podríamos decir que su lugar lo ocupa «Jury Duty».

«Jury Duty» (o «El Jurado» como también la pueden encontrar en Amazon Prime Video) es una serie que narra el funcionamiento por dentro de un juicio: la selección del jurado, el proceso de presentación de pruebas, interrogatorios y alegatos y el debate interno del jurado para llegar a una conclusión. Series y películas sobre juicios estadounidenses hay millones, pero la particularidad de esta propuesta es que en realidad no se trata de un documental sino de un reality show, donde todos los que participan son actores, salvo el protagonista Ronald Gladden, una persona común y corriente, un contratista solar, que cree que todo lo que sucede es real. Es así como deberá enfrentarse a distintas situaciones absurdas y dificultades con las que tendrá que lidiar.

A lo largo de los ocho episodios de media hora, vamos a ir conociendo el trabajo que hace el jurado dentro de un juicio bastante hilarante y sin sentido, pero sobre todo vamos a ir adentrándonos en la vida de los distintos personajes. Por un motivo, los jurados van a tener que permanecer todos juntos mientras dure el juicio, poniendo el foco en sus personalidades, interacciones y los vínculos que van a ir construyendo a medida que pase el tiempo.

Nos vamos a enfrentar a momentos tan graciosos como incómodos, porque cada protagonista va a cumplir con un rol particular, algunos son más extrovertidos, otros más socialmente incómodos e incluso tienen pensamientos o comportamientos extraños. Existe un desarrollo bastante parejo de ellos, priorizando los más atractivos para el público. A ellos se le suma también James Mardsen como él mismo. Todos hacen un muy buen trabajo no solo para llevar adelante su papel, sino para que Ronald reaccione a lo que proponen sin sospechar que todo se trata de una ficción. Incluso se puede notar la amistad y el cariño que van desarrollando por pasar tantas horas juntos.

Tuvieron suerte, también (o buen ojo para seleccionarlo), que Ronald es un protagonista sumamente carismático, que ayuda al resto de sus compañeros, se involucra en lo que les pasa y toma un rol de liderazgo. Tal vez con otra persona a la cabeza la serie hubiera tomado un giro muy distinto.

Los aspectos técnicos ayudan a construir toda esta historia falsa. Recrean muy bien los distintos escenarios y se la rebuscan para filmar al jurado con la mera excusa de que están grabando un documental para mostrar cómo funciona un juicio por dentro. Por eso no es un impedimento que las cámaras los sigan sin tener que esconderse y puedan tener material de todo lo que hacen y dicen.

Sobre todo el final de la serie es un capítulo para no perderse, ya que es el momento de la revelación tanto por parte del protagonista como para nosotros poder ver bien cómo armaron este proyecto y cómo tuvieron que ir adaptando su plan inicial a las reacciones de Ronald.

En síntesis, «Jury Duty» es una serie interesante, atractiva y diferente, que viene a plantearnos un experimento social a través de secuencias graciosas y personajes más que entrañables, que comienzan siendo un tanto socialmente incómodos y terminan conquistando nuestro corazón.

Tráiler:

 

Samantha Schuster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *