¿Qué nos dejó el primer episodio de “Sharp Objects”?

Este domingo a las 22 hs se estrenó por HBO una serie muy prometedora, que viene a establecerse como la sucesora de “Big Little Lies” hasta que regrese su segunda temporada. Y esto no suena tan alocado, ya que ambas producciones, del mismo canal, están dirigidas por Jean-Marc Vallee, y ponen a mujeres e historias fuertes en primer plano.

“Sharp Objects”, miniserie de ocho episodios, cuenta la historia de Camille Preaker (Amy Adams), una reportera con un pasado turbulento, que debe volver a su pueblo natal para cubrir los asesinatos de dos niñas.

Creada por Marti Noxon (productora de ejecutiva de “Grey’s Anatomy” o “UnReal”) y basada en la novela homónima de Gillian Flynn (“Perdida”, “Dark Places”), “Sharp Objects” cumplió con las grandes expectativas que teníamos en su primer capítulo. Desde un inicio uno ya sabe que está frente a una producción de calidad de HBO, con una gran actriz como Amy Adams a la cabeza, y con una trama prometedora y atractiva, pero todo esto se terminó de confirmar con la visualización de su estreno.

Allí tenemos un constante vaivén entre el pasado y el presente del personaje de Amy Adams, una mujer que no puede superar un acontecimiento conflictivo y tortuoso que vivió cuando era chica, y que utiliza al alcohol y a la música (tenemos mucha importancia de la banda sonora) para taparlo. Pero al regresar a su lugar natal, desatará antiguos fantasmas que serán muy difíciles de acallar. No tenemos el clásico flashback, sino que el pasado se inmiscuye en la vida actual de Camille de una forma natural, por ejemplo vemos una escena donde se tira en la cama e inmediatamente la vemos de pequeña (interpretada por la joven en ascenso Sophia Lillis (“IT”), que se desempeña muy bien en su rol) en el mismo sitio junto a su hermana.

“Sharp Objects” es un thriller psicológico interesante que involucra no solo al periodismo, sino a detectives, a la policía y a los lugareños. Mientras que Camille ve el caso como una oportunidad de cobertura, los locales lo sufren en carne propia y deberán cambiar sus patrones de conducta por estos sucesos. Acá podemos ver las miserias humanas tanto individuales como sociales, teniendo una mayor profundización de los personajes que tal vez en los policiales más convencionales, haciendo que la serie presente un ritmo más pausado e intenso.

Del elenco no queda más que destacar la labor de Amy Adams, quien compone muy bien a un personaje oscuro, con muchos matices y un pasado que vuelve constantemente; como también la performance de Patricia Clarkson («House of Cards», «Homeland»), como la madre de Camille, una mujer superficial que solo vive de su buena imagen.

Si bien recién vimos el primer episodio, la serie tiene un gran potencial, por todo lo que prometía (y que cumplió) y por el tratamiento que se le da a esta atractiva trama. Una vez más tenemos una producción de calidad de la mano de HBO.

Tráiler:

 

Samantha Schuster

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *