“Westworld” vs “Westworld”: Película vs Serie

“Westworld” se convirtió en una de las grandes sensaciones de HBO durante 2016e incluso tuvo el mejor arranque de la cadena desde “Game Of Thrones”. Con una segunda temporada que se estrenó en el día de ayer, podemos asegurar que muy buenas cosas le esperan a esta serie producida por JJ Abrams y creada por Jonathan Nolan.

Como todos sabrán, esta serie está basada en una película dirigida por Michael Crichton, el escritor de “Jurassic Park”, autor que nos llevó en la novela jurásica a un parque temático en el que los dinosaurios se escapaban del control de quienes los habían creado. En “Westworld” se repite una premisa similar, solo que el parque temático en esta ocasión busca recrear el salvaje oeste y esta vez los que se salen de control son los robots que hacen de los habitantes del pueblo.

Aunque a veces las comparaciones son odiosas, quizás vale la pena hacer un paréntesis en este caso para ver qué cosas se mantuvieron y qué cosas cambiaron en la serie en relación al relato original.

Antes que nada, la película de 1973 solo pone el foco en dos personajes, dos amigos, Peter Martin (Richard Benjamin) y John Blane (James Brolin), quienes deciden ir al parque de diversiones Delos para tomarse unas vacaciones. Al ser un film, no puede detenerse a acompañar a varios personajes en la narración, cosa que sí puede hacer la serie que cuenta con una duración más prolongada.

La segunda diferencia es que el parque de diversiones Delos tiene tres ambientes para elegir (Romanworld, Medievalworld y Westworld) entre esos tres nuestros protagonistas eligen el ámbito del lejano oeste. En la serie todavía no hubo mención alguna hacia otros parques temáticos pero Jonathan Nolan confirmó hace poco que si todo va bien tienen pensado hacer cinco temporadas, donde creemos que pueden llegar a desarrollarse o mostrarse los otros entornos anunciados, como el Samurai World que sí fue comentado en la serie pero que no formó parte de la cinta.

En la serie los robots no son víctimas de un virus como en el film, sino que sufren un error de actualización. La producción televisiva abre muchos interrogantes y disparadores y habría todavía que ver si el problema del sistema operativo es parte de un error que cometen los científicos o si tiene que ver con algún hecho intencionado. En el segundo capítulo se pueden ver algunos momentos donde nos surge esa duda, sobre todo en las escenas de Anthony Hopkins.

Otro gran cambio entre la película y la serie tiene que ver con el personaje del hombre de negro. En la película el cowboy antagonista es el hombre de negro interpretado por Yul Brynner, un robot fuera de control que comienza a perseguir a nuestros héroes con el objetivo de matarlos. En la serie Ed Harris interpreta al hombre de negro que “aparentemente” es un humano que se dedica a concurrir al parque hace 30 años con el objetivo de divertirse, realizar estragos y desplegar su costado más animal y violento.

El funcionamiento de las armas también parece ser distinto, en la película funcionaba con un sensor que mide el calor y determina quién es el humano y quién es robot, de manera que la pistola se traba cuando es apuntada hacia un ser humano. Cuando el virus se expande el sistema comienza a fallar y los humanos se vuelven vulnerables. En la serie aparentemente los robots pueden disparar pero las balas parecen ser inofensivas ya que, cuando le disparan al personaje de Ed Harris, le rebotan todos los disparos.

Otro gran cambio que trae la serie y que es un gran punto a favor, es que no solo se centra en los humanos sino también en los robots y esto la enriquece mucho en relación a la película que solo priorizaba el punto de vista humano. Esto no hace más que ampliar el enfoque y el costado sociológico y antropológico de la serie donde se presentan temas para el debate como por ejemplo el hombre jugando a ser Dios, los robots como seres pensantes y dolientes, etc. (estas cosas junto con el enfoque de la tecnología rebelándose frente al hombre nos hacen acordar mucho a la obra de Isaac Asimov). Otro agregado que cabe destacar es el hecho de que se le dio más importancia al rol femenino en la serie, donde se pueden ver varios personajes de mujeres que tuvieron mucho peso en la trama.

La adaptación televisiva de “Westworld” va por buen camino, ofreciendo un producto diferente a lo que se vio en la película original pero muy bien concebido, técnicamente impecable y con una historia muy interesante e intrigante. Veremos qué le deparará durante esta segunda entrega.

Avance de la segunda temporada:

 

Martín Goniondzki

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *