Crítica de «Para Atrapar a un Ladrón» de Alfred Hitchcock (1955)

A la hora de ver una película de directores de la talla de Hitchcock, pecamos en poner la vara muy alta y al tratarse de uno de los más grandes directores que ha tenido la industria cinematográfica, pocas veces nos decepcionamos. Es ilógico esperar que todas sus producciones estén a la altura de obras como “La Ventana Indiscreta”, “Psicosis” o “Vertigo” y por esta pretensión de excelencia constante muchos han considerado a su film “Para Atrapar un Ladrón” como un poco floja, cuando lejos está de serlo.

Con una narración que va variando entre el policial y la comedia romántica, “Para atrapar al ladrón” nos cuenta cómo el ex ladrón de joyas John “El Gato” Robbie es sospechoso de una serie de hurtos de piedras preciosas en lujosos hoteles de la Rivera Francesa. Para demostrar su inocencia y limpiar su imagen, decide colaborar en la investigación del caso. En el proceso detectivesco conoce a una mujer joven y rica, Frances, con quien mantiene un romance de idas y vueltas que progresa a la par del relato, utilizando pequeños detalles narrativos y artísticos para sugerirnos la posición del protagonista con el caso y con ella.

La ficción avanza otorgando en el espectador una gran cantidad de sospechas sobre el caso, haciéndonos dudar constantemente de Robbie y de quienes lo rodean, manejando un nivel de tensión que es de extrañar en los policiales más recientes. A medida que se desarrolla el caso se va entendiendo cada vez más y tiene un tercer acto magnífico.

Siendo una producción de la década del 50’, tiene algunas marcas de época que podemos llegar a no captar o disfrutar quienes estamos acostumbrados a un ritmo distinto. Por esto, por momentos podemos sentir que el relato pierde ritmo o va más lento, aunque se haga muy llevadero por el tinte de humor que maneja.

No es sorpresa que en su momento haya ganado tres Premios Oscar; Dirección de Arte, Fotografía y Vestuario, ya que todos los detalles estéticos son impresionantes. Los escenarios están construidos de una manera que nos da una imagen muy realista y atractiva visualmente, acompañando de forma muy amena a la narración.

El elenco es también de un buen nivel y contiene dos clásicos en Hitchcock y muy reconocidos en sus producciones. Por un lado, está el protagonista, Cary Grant, que ya había aparecido en la película anterior del director, “La Ventana Indiscreta” y luego lo haría en otra obra maestra, “Intriga Internacional”. Por el otro lado, está Grace Kelly, que también fue partícipe en “La Ventana Indiscreta” y en “Crimen Perfecto”; siendo “Para Atrapar un Ladrón”, su último trabajo con Hitchcock, por motivos sobre los cuales hay muchos rumores, pero no hay una versión oficial que los desmienta o confirme.

En conclusión, “Para Atrapar un Ladrón” es un filme entretenido que logra un manejo de la intriga y la tensión muy interesante. También tiene una dirección de arte que fue digna de haber sido tan reconocida. Aunque tiene el problema de que, al ser de Hitchcock, tal vez esperamos una obra un poco mejor en algunos aspectos, pero no quita su calidad general.

Puntaje: 

Tráiler:

 

Juan Pablo Molina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *