Por qué “Bodyguard” («Guardaespalda») es el nuevo éxito de la BBC

David Budd (Richard Madden, conocido por su papel de Robb Stark en «Game of Thrones») es un agente de policía y veterano de guerra en Afganistán e Irak. Es asignado como guardaespalda de Julia Montague, una Ministra que se encuentra en el esplendor de su carrera dentro de la política debido a su carácter fuerte e ideologías que se identifican con la derecha. Además, es una ferviente defensora del conflicto bélico donde David luchó y que aún no pudo superar. Entonces, ¿podrá David hacer bien su trabajo o se verá afectado por estas emociones que, indudablemente, se le cruzarán por la cabeza?

Si bien aparece dentro de la categoría de “Originales de Netflix”, en realidad este producto es de la BBC y fue su mayor éxito desde el 2008. ¿Por qué? Sin la necesidad de hacer spoiler alguno, “Bodyguard” presenta todos los condimentos del thriller en un nivel altísimo. Los personajes están tan bien creados que se duda constantemente acerca de quién es el bueno y quién es el malo. Claro, esto es posible gracias a los diálogos de Jed Mercurio, cuyo trabajo en la escritura es intachable.

Admito no haber conocido a Robb Stark ni a ningún personaje de aquella serie, pero Richard Madden me sorprendió de una manera muy grata acá. Logra ponerse en la piel de un perturbado veterano de guerra con conflictos mentales similares a los sufridos por el Doctor Watson y créanme cuando les digo que su actuación es increíble. Cada minuto que pasa, puede verse cómo se acomoda dentro de este personaje y lo eleva a los niveles más reales posibles.

Luego, Keely Hawes en el papel de Julia Montague es, sin dudas, un acierto. Sus miradas, sus expresiones y su entonación hacen de ella una Ministra que te impide entender si lo que hace está bien o si, en realidad, es la villana de la trama. Además, la química con Madden traspasa la pantalla y termina creándose una dupla para el recuerdo.

Algunos giros en la trama, quizás, pueden ser predecibles. Igualmente, hay otros que sin duda te descolocan y, además, la tensión que se va generando capítulo tras capítulo va a mantenerte al borde de tu asiento y siempre con ganas de más. El primer episodio arranca con un hecho que está llevado a cabo de una manera brillante: conocemos a David Budd y a sus dos hijos dentro de un tren, donde lo que van a tener que vivir es mejor que lo vean ustedes. Prefiero no decir nada y, luego, leer sus opiniones al respecto.

Con la tensión como parte de su sangre y la conspiración como forma de vida, “Bodyguard” se alza como LA serie británica obligatoria de este año. Son seis episodios de casi una hora donde la acción se desarrolla de la mejor manera y desde el primer minuto te va a mantener enganchado. Y, para terminar, les dejo una última pregunta: ¿cómo lo ven a Richard Madden como el próximo (si es que hay) James Bond?

Tráiler:

 

Franco Valente

Un comentario sobre “Por qué “Bodyguard” («Guardaespalda») es el nuevo éxito de la BBC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *